Archive

Archive for the ‘Teoría crítica acumulada’ Category

“Cultura y Revolución”: Mijail Lifshits

27/03/2015 1 comentario

karl-marx-friedrich-engels-en-la-imprenta-de-la-rheinische-zeitung-colonia-museo-marx-engelsEn el cincuentenario de la muerte de Marx

El 14 de marzo de 1883 murió un hombre a quien le estuvo destinado gozar de un privilegio peculiar: ser odiado por todas las fuerzas dominantes de la vieja sociedad.

Muchas fechas memorables han atraído la atención pública en los últimos años. Nunca como hoy se habían celebrado tantos jubileos. Nunca la memoria de los grandes pensadores y artistas del pasado había estado tan indisolublemente vinculada con las luchas del presente. En este entrelazamiento de la historia y la contemporaneidad, se expresa la exigencia de nuestra época de llegar a determinadas conclusiones con respecto al ciclo de desarrollo histórico representado por hombres como Spinoza y Goethe, Hegel y Wagner.

La burguesía ha instituido festejos en honor de estas personalidades, ha puesto en funcionamiento todos sus medios de propaganda con el fin de demostrar que la reacción cultural de nuestros días constituye el desarrollo superior de sus ideas. Ministros y diputados han salido de sus oficinas gubernamentales y se han levantado de sus sillones parlamentarios para pronunciar discursos solemnes en honor de la “conciliación de las contradicciones” hegeliana o del “renuncia” goetheana. Pero en honor del gran líder del proletariado Karl Marx, las clases pudientes de su tierra natal organizaron festejos de género muy diferente. El homenaje de sangre y fuego que dedicaron a su memoria muestra mejor que nada la significación histórica de la personalidad de Marx, y su diferencia con respecto a los pensadores de avanzada de épocas anteriores. Por diferentes que sean los hombres que puedan ser vinculados a esta aristocracia del espíritu, una cualidad común los une: todos se rebelaron contra las condiciones de vida existentes, señalaron sus rasgos negativos y condenaron su irracionalidad y su estrechez. Sin embargo, cada uno de ellos, en mayor o menor grado, atravesó por una crisis interna y una ulterior renuncia. Tras un periodo de “tormenta e ímpetu”, sobrevino un momento de arrepentimiento en el que la razón soberana se inclino ante el orden natural de la vida y se postró frente a la inexorable de las circunstancias. Leer más…

“El legado de Sacristán nos obliga a pensar en alternativas al modelo político y económico que tenemos hoy día”: Entrevista a Mario Espinoza Pino sobre la obra de Manuel Sacristán

27/03/2015 Deja un comentario

3_salvador03Mario Espinoza Pino es filósofo, investigador, traductor y editor. Y también activista incansable. Sus áreas de trabajo son el marxismo, la sociología, los movimientos sociales y la filosofía de Spinoza. Ha publicado artículos en Pasajes, Logos, Youkali o Rethinking Marxism, y ha participado en obras colectivas como Hacer vivir, dejar morir: Biopolítica y capitalismo (La Catarata/Arbor, 2010). Ha editado Spinoza contemporáneo (Tierradenadie Ediciones, 2009) y, más recientemente, Artículos periodísticos de Karl Marx (Alba Editorial, 2013).

Felicidades por tu artículo sobre el marxismo de Sacristán. Creo que no lo conociste personalmente. ¿De dónde tu interés por su obra?

Muchas gracias, Salvador. Me alegro mucho de que el artículo te haya parecido interesante. Lo cierto es que no pude tener el honor de conocer a Sacristán; yo era muy joven –un niño– cuando él falleció.

Respecto a mi interés en la obra de Sacristán, comenzó cuando iniciaba los cursos de doctorado en la facultad de Filosofía (Universidad Complutense de Madrid). Estaba interesado en trabajar dentro del horizonte de la tradición marxista, y los seminarios universitarios me brindaron la ocasión –y la gran fortuna– de poder colaborar con Montserrat Galcerán y Jacobo Muñoz. Gracias a ellos pude conocer la obra de Manuel Sacristán e introducirme en su pensamiento con cierto rigor. Montserrat Galcerán insistía –al hilo de las luchas estudiantiles contra el “plan Bolonia”– en los escritos de Sacristán sobre la universidad, Sobre el lugar de la filosofía en los estudios superiores (1968) y La universidad y la división social del trabajo (1972). Era la primera vez que muchos estudiantes de filosofía escuchábamos decir –de manera tan nítida– que la universidad era un espacio en el que se pugnaba por construir hegemonía cultural, un lugar sometido a gran diversidad de contradicciones políticas, económicas y burocráticas (y uno no podía sino participar de ellas). Siguiendo el diagnóstico de Sacristán, Montserrat mostraba como la universidad pública era una institución en crisis dentro de la contemporánea división del trabajo, asediada tanto por su mercantilización capitalista como por el declive de su función formadora de élites intelectuales (su destino clásico o “humanista” en el marco de la sociedad burguesa). La realidad laboral que nos esperaba a los estudiantes distaba de cualquier “épica cultural” o intelligentsia directiva: la privatización imparable del entorno universitario y la adaptación de los currículos al mercado nos condenaba, por el contrario, a la más absoluta precariedad. Y así ha sido (tenemos hoy un 57% de paro juvenil). De modo que mi primer acercamiento a Sacristán fue, si puede decirse así, de carácter práctico-político. Leer más…

“Revisiting Lenin’s Hegel Notebooks, 100 Years Later”: Kevin A Anderson

27/03/2015 Deja un comentario

lenin5I originally* sought to do three things in Lenin, Hegel, and Western Marxism. First, I argued that Lenin’s 1914-15 notes on Hegel and dialectics constituted a serious and original engagement with dialectics, one that went beyond that of his mechanistic earlier work, especially Materialism and Empirio-Criticism (1908). Second, I attempted to show that the Hegel Notebooks of 1914-15 served as a philosophical underpinning for Lenin’s important post-1914 writings, especially Imperialism: The Highest Stage of Capitalism (1916), the writings on national liberation, and State and Revolution (1917). Third, I sought to link Lenin’s Hegel Notebooks and what came to be known later as “Western Marxism” or “Hegelian Marxism,” as seen in the writings of Karl Korsch and Georg Lukács in the 1920s and their successors, most prominently among them Henri Lefebvre, C.L.R. James, and Raya Dunayevskaya.1 Here I would like to connect the themes of my book, especially the first one, to major discussions of Lenin since its publication.

Recent studies of Lenin’s thought in Europe and North America have taken two basic directions. Some scholars, many of them rooted in Soviet and Russian studies, have tended to alter their earlier stance toward Lenin in a negative direction. They have done so in response to the collapse of the USSR and to new materials released from the Soviet archives, many of them showing more clearly Lenin’s authoritarian side. Members of a second group of scholars, based mainly in political philosophy and Marxist studies, have sought to revive Lenin’s thought, or at least to reinterpret it in a somewhat positive way, in connection with the new critiques of globalized capitalism that have emerged in the last decade. A number of the writers in this second group have foregrounded Lenin’s relation to Hegel and dialectics. Leer más…

“The Idea of Muslim National Communism: On Mirsaid Sultan-Galiev”: Matthieu Renault

27/03/2015 Deja un comentario

SultanGaliyev0011Intro­duc­tion: Marx­ism and Nation­al­ism Revisited

In The Wretched of the Earth, from 1961, Frantz Fanon argued that

Marx­ist analy­ses should always be slightly stretched every time we have to con­front the colo­nial prob­lem.1

This notion is an excel­lent start­ing point for reex­am­in­ing the post­colo­nial prob­lem­atic of what Dipesh Chakrabarty calls the “provin­cial­iz­ing” of Europe. Within sub­al­tern, post­colo­nial, and decolo­nial stud­ies, there are two het­ero­ge­neous and com­pet­ing con­cep­tions of this provin­cial­iza­tion of Europe, whose entan­gle­ment remains a source of ambi­gu­i­ties. There is, on the one hand, a con­cep­tion that holds provin­cial­iza­tion to be syn­ony­mous with the par­tic­u­lar­iza­tion, and thus rel­a­tiviza­tion, of “Eurocentric-European thought,” and Marx­ist thought in par­tic­u­lar. There is, on the other hand, an under­stand­ing of provin­cial­iza­tion as a stretch­ing that under­lines the need for an exten­sion and dis­place­ment of the bor­ders of the­ory beyond Europe, as a con­di­tion of pos­si­bil­ity of an authen­tic uni­ver­sal­iza­tion. The oppo­nents of post­colo­nial cri­tique have until now almost exclu­sively seemed to resist the first of these two forms of provin­cial­iza­tion, rel­a­tiviza­tion, in that they really per­ceived it to be a break with anti-colonial thought and strug­gles for emancipation. But they seemed to be a bit less atten­tive to the sec­ond formstretch­ing or exten­sionwhere they would have seen that this indeed draws on deep roots in anti-colonial thought, and anti-colonial Marx­ism in particular.

There are many ways to retrace this geneal­ogy, that is, to elu­ci­date the con­ti­nu­ities as well as the rup­tures that are foun­da­tional to the historical-epistemological tran­si­tion and divi­sion from anti-colonialism to post­colo­nial cri­tique. I look to con­sider here the prob­lem of the nation­al­iza­tion of Marx­ism. Usu­ally, this is under­stood as a sim­ple ques­tion of the “adap­ta­tion of Marx­ism to sin­gu­lar con­di­tions”; this does not account for the com­plex­ity of the way in which, as Gram­sci and C.L.R. James have shown, such a nation­al­iza­tion engages in a process of the­o­ret­i­cal and prac­ti­cal trans­la­tions. The most famous exam­ple remains the “sini­fi­ca­tion” of Marx­ism led by Mao Zedong. As Arif Dir­lik writes, in what is oth­er­wise an unre­lent­ing cri­tique of post­colo­nial stud­ies: “One of Mao’s great­est strengths as a leader was his abil­ity to trans­late Marx­ist con­cepts into a Chi­nese idiom”; in other words, he artic­u­lated a “ver­nac­u­lar­iza­tion of Marx­ism.”2 Here, one can already see that the process of the nation­al­iza­tion of Marx­ism is not reducible to Stalin’s for­mula of “national in form, social­ist in con­tent.”3

Leer más…

“Money: The Great Corrupter”: David Harvey Interviewed by Laura Flanders

27/03/2015 Deja un comentario

maxresdefaultData released by the anti-poverty charity Oxfam suggests that the world’s wealthiest 80 people are on track to own more than the poorer half of the world’s population (some 3.5 billion) by 2016. That’s not a reflection of a glitch in our economic system, says David Harvey, professor at the City University of New York. That’s our economic system at work; indeed, that’s our economic system in “recovery.”

Distinguished professor of anthropology and geography at the CUNY Graduate Center, Harvey argues that poverty and inequality can’t be explained away or blamed on personal problems, or what President Obama in his State of the Union address called the “loopholes that lead to inequality.” Inequality is what our economic system produces, and the cost of it can be measured in the despair many feel, and in our bitter relationships to ourselves, each other and the planet.

“It’s almost impossible to be really human,” says Harvey, in a world that measures life in earnings and wealth and productivity only.

Centuries after the enclosure of the “commons” (land used by those without property), today’s society packages just about every aspect of existence up for pricing and selling, even our own knowledge. But just as feudalism contained within it the seeds of private enterprise, so too, within capitalism, Harvey sees the shoots of what might come next.

“We are going to see responses, which are not only outbreaks of fury and anger at the nature of the system, but also start to become locally constructing an alternative,” he told “The Laura Flanders Show.” To make needed change, we’re going to need utopian visions (one of Harvey’s is a world without money), and new forms of political opposition. Leer más…

“Política de la vida cotidiana en el siglo XXI. La economía moral del deudor: E.P. Thompson, revisitado en un mundo online”: Liam Stanley, Joe Deville, Johnna Montgomerie

27/03/2015 Deja un comentario

E P ThompsonForma emergente de la “política de la vida cotidiana”, los Foros de Deuda online proporcionan un espacio para que los deudores compartan trucos y consejos, ofrezcan apoyo moral y emocional e, indirectamente, siembren las semillas de la acción colectiva.

El giro hacia la austeridad que siguió a las crisis de 2008 y posteriores es visto por muchos como el cambio económica, cultural y políticamente más importante registrado en la Gran Bretaña contemporánea. Se tiene la sensación, muy difundida, de que se requiere un desapalancamiento simultáneo de los hogares y del Estado para rebajar la deuda contraída en el derroche privado y público alimentado por el crédito antes de 2008. Sin embargo, quienes dependen crecientemente del crédito para gestionar su vida cotidiana y mejorar sus opciones vitales son los estratos sociales más pobres. Endeudados y con un sentido de culpa colectiva tan arraigado en las narrativas populares de la crisis financiera –ese temerario préstamo hipotecario subprime que habría disparado la crisis en 2008 y que obligaría ahora a los gobiernos de toda Europa a vivir ajustados a sus mermados medios a la vista de unos déficits presupuestarios insostenibles e inmorales—, los deudores de toda laya están cada vez más estigmatizados. Leer más…

“Ilienkov In Memoriam”: Gilberto Pérez Villacampa

20/03/2015 Deja un comentario

Ensayo en emoción será este, y quizás mal se adapten sus entusiasmos con aquello que merecería tratamiento menos afectado. Fabulación del concepto habrá aquí, donde pretendo contar sobre el itinerario y contagio de las ideas, más que con rigor fijarlas -cruel sería quien exigiera al que fabula coordenadas precisas de lo contado y, sin embargo, coordenadas habrá, sólo que fabuladas-.

Mi ensayo Iliénkov in memoriam se moverá en el espacio, siempre cuestionable por parcializado su enfoque, en que se funden la obra y la resonancia generacional, el libro y la personalísima lectura, el hecho y la memoria que hilvana el recuerdo. Espacio éste donde se bordean los confines de la fábula, donde es difícil mantener el equilibrio entre el entusiasmo del que fabula y la requerida objetividad que exige lo contado. Reino de la fábula éste, con todas sus trampas y encantos. Fabulación sobre la obra de Iliénkov será. Leer más…

“En el vigésimo aniversario de la muerte de Wolfgang Harich”: Àngel Ferrero

20/03/2015 Deja un comentario

Wolfgang Harich in seiner WohnungSobre grandes intelectuales pesan en ocasiones grandes e injustos silencios. Mientras las modas intelectuales vienen y van, las reflexiones de éstos soportan mucho mejor el paso del tiempo y siempre terminan de un modo u otro regresando para iluminar los problemas político-filosóficos de nuestros tiempos. Wolfgang Harich (Königsberg, 1923 – Berlín, 1995) pertenece sin duda a esa categoría de intelectuales. Hasta hace sólo unas décadas la situación era, sin embargo, muy diferente. La traducción al castellano de sus libros Crítica a la impaciencia revolucionaria y Comunismo sin crecimiento tuvieron una considerable difusión en España entre la izquierda y varios escritos suyos fueron traducidos por revistas como Materiales, mientras tanto, El Viejo Topo y La Calle. ¿Quién era Wolfgang Harich? ¿Y por qué importa su obra? Leer más…

“Karl Marx and Intersectionality”: Kevin B. Anderson

20/03/2015 Deja un comentario

Karl Marx ✆ Tanveer Sajib © Ñángara MarxIn the late twentieth century, a theoretical discourse of intersectionality became almost hegemonic in many sectors of radical intellectual life. In this discourse, which concerned social issues and movements around race, gender, class, sexuality, and other forms of oppression, it was often said we should avoid any kind of class reductionism or essentialism in which gender and race are subsumed under the category of class.

At most, it was said, movements around race, gender, sexuality, or class can intersect with each other, but cannot easily coalesce into a single movement against the power structure and the capitalist system that, according to Marxists, stands behind it. Thus, the actual intersectionality of these social movements — as opposed to their separateness — was usually seen as rather limited, both as reality and as possibility. Saying otherwise ran the danger of falling into the abyss of reductionism or essentialism.
Leer más…

“Talking about Lukács”: István Mészáros (Eng-Bras)

20/03/2015 Deja un comentario

O filósofo húngaro István Mészáros esteve no Brasil para um ciclo de conferências intitulado em torno de sua nova obra “A montanha que devemos escalar: reflexões sobre o Estado” (2015), que acaba de ser publicada.

O filósofo húngaro passou por São Paulo, Marília, Belo Horizonte e Goiânia, e lançava a edição brasileira de seu clássico “O conceito de dialética em Lukács”, junto com a aguardada edição brasileira do segundo volume de “Para uma ontologia do ser social”, de György Lukács, mentor intelectual e político de Mészáros.

Nesta entrevista, concedida ao programa Circuito da TV UFMG, Mészáros discute o papel do pensamento de Lukács para sua formação e para o marxismo do século XXI, ressaltando a importância do monumental projeto “ontológico”, do Lukács maduro.
Leer más…

“Conversando sobre la formación marxista”: Entrevista a Escuela de Cuadros, programa de formación política

20/03/2015 Deja un comentario

Escuela de Cuadros es un programa de formación política producido de forma autogestionaria por un grupo de venezolanos e internacionalistas. El proyecto se basa en el estudio de textos marxistas que se debaten en televisión en Venezuela (ahora se transmite semanalmente por Alba TV, próximamente de nuevo por ViVe Televisión, y también se pueden descargar todos los programas en YouTube). Aquí, en entrevista con compañeros de Escuela de Cuadros, nos explican de primera mano sobre esta iniciativa, posiblemente única en televisión, que lleva ya casi 170 programas producidos. Leer más…

“Hay que aprovechar todas las contradicciones posibles y concentrar la mira en la oligarquía”: Entrevista a Marta Harnecker

20/03/2015 Deja un comentario
Miguel Carmona, Vicente Medel y Nicolás Slachevsky

A fines del año pasado Marta Harnecker estuvo en Chile presentando su último libro, Un Mundo a Construir: Nuevos Caminos. El libro, publicado en Chile por Lom Ediciones, se empezó a escribir un mes después del fallecimiento de Hugo Chávez, y muchas de las ideas que se exponen en él están relacionadas con su pensamiento y con la idea de un socialismo propiamente latinoamericano del siglo XXI.

Marta Harnecker, con más de 75 años y 86 libros en su haber, fue formada en Francia por Louis Althusser, y ha tenido, a su vez, un rol fundamental en la formación militante en Latinoamérica desde los años 70 hasta nuestros días, teniendo como hito la escritura de los Cuadernos de Educación Popular publicados durante la Unidad Popular. Habiendo nacido en Chile, parte al exilio con la dictadura, y participa en lo seguido de diversas experiencias socialistas en América Latina. Del año 2002 al 2006 es cercana asesora del presidente Chávez.
Leer más…

“El marxismo crítico de Adolfo Sánchez Vázquez”: Samuel Arriarán

12/03/2015 Deja un comentario

present mineriaFragmento del libro de Samuel Arriarán, El marxismo crítico de Adolfo Sánchez Vázquez, Editorial Itaca, México, 2015. (Se publica con la autorización de la editorial)

Para comprender de qué manera Adolfo Sánchez Vázquez recibió el impacto del derrumbe del “socialismo real” puede servir un texto de Bolívar Echeverría donde señala aquello que motivó sus preocupaciones y le hizo dar un viraje reflexivo. Lo que desencadenó este viraje fue el Encuentro Internacional de la revista Vuelta [1]:

“ Sánchez Vázquez detectó el indicio de un tabú y constató una paradoja. El indicio era el siguiente: en todo el encuentro no se empleó ni una sola vez la palabra ´capitalismo´ ni otra equivalente; y la paradoja era esta: ´cuando la alternativa socialista se hace más necesaria, no está en la orden del día´. Desde entonces los escritos de Adolfo Sánchez Vázquez sobre política han girado siempre en torno de este indicio y a esta paradoja, tratando de encontrar una explicación para ellos.”[2]

   ¿Qué sucedió en este evento? Sánchez Vázquez intervino en dos ocasiones. En su primera intervención del 27 de agosto señaló que “no se puede meter en el mismo saco a Stalin a Lenin y a Marx.”[3] Todavía no se dirigía a todos los participantes sino sólo a Leszek Kolakovski, que manifestó estar de acuerdo. Fue en su segunda intervención del 2 de septiembre cuando estalló el conflicto. Y se refirió específicamente a lo que generó “un consenso por parte de un buen número de participantes” y esto fue la idea compartida de declarar a propósito del derrumbe de la URSS el fin del socialismo y de todo socialismo:

“Si el dilema es capitalismo o socialismo, entendido éste como ´socialismo real´, y si por otra parte, el ´socialismo real´ es condenado justamente y el capitalismo embellecido, la alternativa por adoptar no puede ser otra más que el capitalismo. Por cierto, la palabra capitalismo no ha sido pronunciada hasta ahora una sola vez en esta sesión.”[4] Leer más…

“Arte y Libertad”: José Revueltas

12/03/2015 Deja un comentario

a13_revueltasI

El arte, como superestructura ideológica, refleja los intereses, la situación y las contradicciones de la situación y las contradicciones de la sociedad en que se produce y de la etapa en que vive. Al mismo tiempo, por sí y en sí, en tanto que la actividad del pensamiento histórico crítico el arte trasciende tal reflejo y se emancipa de sus condicionantes inmediatos: sociedad, lucha de clases, política, etcétera. El arte pues, como tal arte, sólo puede aparecer y perdurar a través de una determinación humana superior a las realidades inmediatas de la realidad social y política en la que se desenvuelve. Esta determinación humana no es otra que la libertad.

II

La libertad, como conocimiento y superación de la necesidad, se expresa y se realiza en la crítica de su objeto, o sea, en su inconformidad con éste: no se con-forma con su objeto, no se somete a la forma y al contenido de su objeto, sino que propone darle su propio contenido (imprimirle su propio movimiento como negación de la negación), y por ende, transformarlo, sustituir su forma por una forma más avanzada y superior.

III

El objeto de la libertad y del arte es uno solo para ambos: el ser del hombre, el hombre mismo. La libertad y el arte (de igual modo que la filosofía y la ciencia) no son de ninguna otra manera que como puramente humanos, inenajenables e inmediatizables. De aquí que la crítica de su objeto (la razón misma se su existencia) no pueda aparecer sino siempre y en todos los casos, como la inconformidad constante respecto al hombre concreto y a su inmediatez específica (su realidad sensorial, sensible), sea cual fuere el contexto histórico y social en que tan hombre esté situado. El arte deviene, así, en la negación dialéctica de toda sociedad y toda historia enajenadas, incluso la sociedad y la historia socialistas que preceden al establecimiento universal del comunismo, considerado éste como el inicio de la enajenación de la historia natural humana. Leer más…

“¿Por qué nos conviene estudiar la revolución rusa?”: Josep Fontana

12/03/2015 1 comentario

Lenin en el cuartel general de los blocheviques ✆ Ivan Serov © Ñángara MarxHay varias razones que hacen necesario que estudiemos de nuevo la historia de la revolución rusa. La primera de ellas, que nos hace falta hacerlo para dar sentido a la historia global del siglo XX. Una historia que, tal como la podemos examinar ahora, desde la perspectiva de los primeros años del siglo XXI, nos muestra un enigma difícil de explicar. Si utilizamos un indicador de la evolución social como es el de la medición de las desigualdades en la riqueza, podemos ver que el siglo XX comienza en las primeras décadas con unas sociedades muy desiguales, donde la riqueza y los ingresos se acumulan en un tramo reducido de la población. Esta situación comienza a cambiar en los años treinta y lo hace espectacularmente en los cuarenta, que inician una época en que hay un reparto mucho más equitativo de la riqueza y de los ingresos. Una situación que se mantiene estable hasta 1980: es la edad feliz en que se desarrolla en buena parte del mundo el estado del bienestar, un tiempo de salarios elevados y mejora de los niveles de vida de los trabajadores, en el que un presidente norteamericano se propone incluso iniciar un programa de guerra contra la pobreza.
Leer más…