Inicio > Filosofía marxista, Teoría crítica acumulada > “La dialéctica de lo Ideal”: Evald Ilyenkov

“La dialéctica de lo Ideal”: Evald Ilyenkov

7d149-07ailyenkovLo ideal o la idealidad de los fenómenos es una categoría demasiado importante para ser tratada de forma irreflexiva y descuidada, pues a ella se encuentran vinculadas la comprensión marxista de la esencia del idealismo y la propia denominación de éste.

Idealistas se consideran todas aquellas concepciones filosóficas que toman lo ideal como punto de partida para la explicación de la historia y el conocimiento, con independencia de la forma particular en que sea descifrado este concepto: como conciencia, voluntad, pensamiento, psiquis en general, “alma”, “espíritu”, “sensación”, “principio creador” o “experiencia socialmente organizada”.

Precisamente por esto, el campo antimaterialista en filosofía se denomina idealismo y no, digamos, “intelectualismo”, “sicologismo”, “voluntarismo” o “concienticismo”: éstas son ya especificaciones peculiares del idealismo en general, en cualquiera de sus formas particulares de manifestación. Lo ideal se comprende aquí en toda su dimensión, como el conjunto íntegro de todas sus interpretaciones posibles, tanto las conocidas, como las que están aún por ver la luz.

Por eso es posible y necesario afirmar que la conciencia, por ejemplo, es ideal, o sea, pertenece a la categoría de los fenómenos ideales, pero en ningún caso, ni en sentido o relación alguna, es material. Ahora bien, si, por el contrario, usted afirmara que lo ideal es precisamente la conciencia (la imagen síquica, el “concepto”, etc.) introduciría una confusión inadmisible en la comprensión de la diferencia (contradicción) de principio existente entre lo ideal y lo material en general, y en el propio concepto de lo ideal. Pues esta inversión conduciría a que este concepto dejara de ser una designación teórica concebida para una categoría determinada de fenómenos, y se convirtiera en una simple denominación de algunos de ellos. Así, pues, usted se arriesgaría a pisar en falso: tarde o temprano, en su campo visual aparecería una nueva variante de idealismo, aún desconocida, que no encajaría en su definición extremadamente estrecha, adaptada sólo a un caso especial de lo ideal. ¿En qué corriente de pensamiento incluiría usted, en tal caso, esta nueva variante del idealismo? En la del materialismo. No tendría otra opción. O bien se vería obligado a modificar y corregir su comprensión de lo ideal y del idealismo, con la esperanza de eludir incongruencias evidentes.

Iván es un hombre, pero el hombre no es Iván. De forma análoga, no es admisible en modo alguno definir la categoría general de idealidad a través de la descripción de una de sus modalidades particulares, aunque sea la más típica.

El pan es un alimento, no cabe duda de ello. Pero incluso la lógica escolar prohibe invertir esta verdad. La frase “el alimento es el pan”, en calidad de definición verdadera del “alimento”, no tiene validez alguna y sólo puede parecer
correcta a quien no haya probado otro alimento que el pan.

Justamente por esta razón, usted está obligado a definir la categoría de lo ideal en su forma universal y no mediante la indicación de una variedad particular suya, de la misma forma que es imposible elucidar el concepto de materia a
través de la enumeración de las representaciones científico-naturales de la materia hasta ahora conocidas.

Entretanto, este modo de razonar acerca de lo ideal puede encontrarse por doquier. Con frecuencia, lo ideal se comprende como un simple sinónimo (y, por ello, como una palabra superflua) de otros fenómenos, precisamente de aquellos que en filosofía se determinan teóricamente a través del concepto de lo ideal. Ante todo, se toman por lo ideal, los fenómenos de la conciencia.

He aquí un ejemplo típico de semejante inversión de la verdad: “Fuera e independientemente de la conciencia no pueden existir lo fenómenos ideales y todos los demás fenómenos de la materia son materiales…”2

Sin embargo, fuera e independientemente de la conciencia existen fenómenos tales como los motivos inconscientes (“subconscientes”) de las acciones conscientes. Si nuestro autor permaneciera fiel a la lógica elemental, estaría obligado a incluir dichos motivos en la categoría de los fenómenos materiales, pues, como vimos, “todos los demás fenómenos de la materia son materiales”.

Asimismo, los pensadores que toman esta categoría de fenómenos como fundamento de sus concepciones (Edward Hartman, Sigmund Freud, Arthur Kestler y otros) deberían ser elevados, de acuerdo a aquella misma lógica, al rango de materialista. Y no diga I. S. Narskii que entiende la expresión “fuera e independientemente de la conciencia” en “otro sentido” que el generalmente aceptado.

Como es posible apreciar, la confusión es grande, y no es casual que, de conformidad con su lógica, Narskii vea “materialismo” en las obras de Rudolf Carnap, por cuanto éste se ocupa de una cosa tan plenamente impersonal como es el “lenguaje”, con sus “estructuras” irreductibles a los fenómenos de la conciencia individual.3

Más adelante volveremos sobre las desagradables e inesperadas consecuencias que se derivan de esta comprensión irreflexiva de “lo ideal”. Por ahora, será suficiente constatar que si usted define la conciencia como lo ideal, a la pregunta de rigor “¿qué usted comprende por lo ideal?” no podría ya responder con la frase “lo ideal es la conciencia”, “es un fenómeno (o característica) de la conciencia” sin dejar de asemejarse a un perro juguetón que se muerde su propio rabo.

Artículo Completo

Este ensayo fue traducido del ruso por Eduardo Albert Santos y corregido por Rubén Zardoya Loureda. La versión original, titulada “Dialiéctika idealnovo”, puede consultarse en: Evald Iliénkov. Iskusstvo i kommunistícheski ideal, Moscú, Iskusstvo, 1984.

Fuente: Escuela de Cuadros

  1. 30/11/2014 en 14:51

    Que la conciencia es ideal??….ERROR

  2. 15/12/2014 en 19:14

    es un ejemplo del dualismo en psicología que arrastran los marxistas dogmáticos por recitar a Lenin, y no investigar, no siendo materialistas consecuentes

  3. Modesto
    30/04/2015 en 19:14

    Ni Emerson ni Carlos han entendido nada. Mejor que aseverar, deberían demostrar lo que dicen. ¡Dualista Iliénkov! Mira que hay que tener agallas para atreverse.

  1. 10/03/2014 en 09:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: