Inicio > Psicología marxista > “La semiosis como producto de acciones de lenguaje en la dinámica de las lenguas”: Dora Riestra

“La semiosis como producto de acciones de lenguaje en la dinámica de las lenguas”: Dora Riestra

La metodología que propone Juan Magariños desde la semiótica de los bordes como instrumento específicamente adecuado para explicar el carácter inherentemente histórico de todo enunciado y/o fenómeno constitutivo de su ámbito de conocimiento; o sea, la necesariedad de disponer de las operaciones metodológicas de una semiótica con capacidad para explicar el proceso de cambio que afectó al enunciado y al fenómeno, como requisito indispensable para alcanzar una explicación aceptable de su objeto de estudio, nos lleva a considerar: 1) en primer lugar, el movimiento en la acción de comprender, es decir, aprehender conceptualmente el cambio en la semiosis como estados sucesivos; 2) en segundo lugar, la hipótesis de que no se puede explicar el significado de ningún fenómeno sin tener en cuenta el enunciado del que procede y el enunciado al que dará lugar para generar la necesaria transformación histórica de la mirada del intérprete; 3) en tercer lugar la cuestión del cambio como necesidad expresiva que se explica por la finalidad puede aportar en el análisis semiótico del carácter de las ciencias humanas en relación con el objeto de investigación.

En este campo de estudios semiológicos y semióticos, las metodologías disciplinares continúan orientando las investigaciones en las teorías lingüísticas y psicológicas en la segunda mitad del siglo XX. De los cruces producidos entre las teorías funcionalistas y los enfoques cognitivos se resituaron las nociones de texto y discurso como centro de la actividad comunicativa humana; al mismo tiempo, los enfoques pragmáticos delimitaron nuevos objetos de investigación, cuyos marcos en muchos casos aún están definiéndose. También se originaron desprendimientos disciplinares entre las llamadas ciencias del discurso como el análisis del discurso, la teoría de la enunciación, las teorías sobre tipos de discursos.

Desde las articulaciones teórico-metodológicas del interaccionismo socio-discursivo, con un núcleo teórico de nociones hemos construido algunos puentes metodológicos para abordar, en particular, la actividad de enseñanza de lengua como objeto de investigación: se trata de las relaciones dialécticas y dinámicas entre lengua como sistema de signos arbitrarios, producto de la actividad de lenguaje humano que, a la vez, por efecto retroactivo de los mecanismos de lengua hace posible el desarrollo del mismo lenguaje, dando forma al proceso de pensamiento. Este es el borde a partir del que se desarrollarán las revisiones conceptuales acerca de los procesos de semiosis.

1. Giro epistemológico en los conocimientos del siglo XX revisitados

En este enfoque epistemológico del lenguaje humano como instrumento formador del pensamiento (Vygotski, 1973), en una perspectiva monista materialista, la investigación de la interacción humana enfoca la acción como mecanismo mayor de la construcción de los conocimientos (Leontiev, 1983) y la dialogicidad de la comunicación discursiva (Voloshinov/Bajtín, 1992).

En los nuevos campos de estudio que surgieron entre las ciencias del lenguaje y las ciencias del discurso se produjeron inevitablemente nuevos objetos de investigación con sesgos diferentes y algunos que, sólo en apariencia, parecen ser los mismos. Por lo tanto, es necesario precisar el alcance atribuido a determinadas nociones que son centrales en el núcleo teórico del enfoque:

La noción de actividad de lenguaje en tanto actividad humana que media las otras actividades, con préstamos de la filosofía, la psicología y la lingüística coincide epistemológicamente con la que acuñara el interaccionismo social (Voloshinov, Vygotski), respecto de la ontogénesis del pensamiento consciente por una parte y, por otra, con las tesis saussureanas sobre la dinámica de los signos lingüísticos.

En las coincidencias se centra el objeto de estudio: los pasajes entre la praxis del lenguaje y los formatos del discurso, cuyo eje propuesto por Bronckart (2004) es la explicación de cómo se produce en el lenguaje la interacción entre los mundos colectivos de la cultura y los mundos individuales de conocimiento, y cómo éstos, siendo producidos por los primeros, a su vez, pueden ser los que los transforman. Dicho esto en términos semiológicos, se trata de cómo los significados objetivados al ser apropiados por cada agente, en nuevas relaciones de sentido, producen los cambios en las significaciones primeras.

Es útil aclarar que esta línea de investigación se opone a la “tradición representacionalista de la lengua” que busca un fundamento fuera de las prácticas sociales o del mismo lenguaje como praxis. El representacionalismo consiste en considerar al lenguaje como un mecanismo secundario, que traduce el pensamiento –la noesis antes que la semiosis–, lo que conduce a la abstracción casi total del papel del lenguaje frente a la primacía del pensamiento.

Fue en esta dirección que la mayoría de los enfoques estructuralistas, con las versiones de lecturas saussureanas del siglo XX y los enfoques generativos y cognitivos del sistema lingüístico, concibieron el lenguaje con una organización estructural universal, de carácter único e ideal (existencia mental), que se desarrollaría progresivamente y remitiría a una organización común de las lenguas naturales. No obstante, subsiste la imposibilidad de dar explicación al hecho de que coexistan tantas lenguas naturales diferentes. Los intentos contemporáneos de centrar el problema en el orden sociocultural no hacen más que acentuar la búsqueda del fundamento fuera del mismo lenguaje o de éste como práctica social.

Aun cuando algunas de las relecturas de Saussure, después de un siglo, cuestionan esas relaciones idealistas entre el mundo, el pensamiento y el lenguaje, tal como se constituyeron desde el sentido común occidental, puede decirse que en nuevas lecturas afinadas de sus manuscritos en 2000 y con la finalidad de revisar y precisar más finamente los aportes concretos del lingüista, es necesario profundizar la articulación de las nociones en los caminos de investigación abiertos por él.

En coincidencia con las formulaciones de Saussure, Vygotski (1995:226) sostuvo que “el problema es que el pensamiento está mediado externamente por signos, pero también lo está internamente por los significados de las palabras” y expuso la vía indirecta de la comunicación humana que se realiza mediante signos lingüísticos. Otra afirmación vygotskiana de plena vigencia, es la de la relación entre palabra y pensamiento que no está formada de antemano, sino que se realiza en la acción, en el
desarrollo de la conciencia humana.

Así como Saussure aporta el problema nuevo del principio organizador, que es el signo en su arbitrariedad radical, discrecionalidad y linealidad significante introducido en la sustancia, en el caos del pensamiento, descomponiendo, para reordenar precisando el sentido, Vygotski introduce la noción de “mediación necesaria del signo” para formar el pensamiento y transformar la realidad.

La semiosis como producto de acciones de lenguaje en la dinámica de las lenguas

Dra. Dora Riestra
Universidad Nacional del Comahue
Bariloche, Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: