Inicio > Economía marxista > “Marx y estadística: hacia otra visión crítica del dogmatismo neoliberal -simulación de modelos y diseño de tablas de ejemplo en econometría marxista-“: Emilio José Chaves

“Marx y estadística: hacia otra visión crítica del dogmatismo neoliberal -simulación de modelos y diseño de tablas de ejemplo en econometría marxista-“: Emilio José Chaves

Resumen

Si conocemos la fracción de población más rica que recibe la mitad del Valor Agregado es posible prediseñar tablas de ejemplo en base a ecuaciones muy sencillas, sin considerar las fuentes de ingreso. Si a la vez utilizamos la distribución de Pareto como premisa, entonces podemos hacer simulaciones cuyas conclusiones permiten realizar críticas profundas al dogmatismo neoliberal reinante y a las recetas que aplican esas élites para enfrentar las actuales crisis económicas.

Introducción

 En toda distribución continua y desigual del ingreso neto o Valor Agregado, VA, siempre hay una fracción de población inferior al 50% que percibe la mitad del ingreso repartido; a esa fracción la he llamado X50%; aquí la vamos a llamar fracción Z para facilitar la lectura. En las curvas de Lorenz, CL, este punto es (Z; 0.5). Si llamamos élite o burguesía, B, a ese sector X50%, entonces los demás pobladores no privilegiados, D, conforman la fracción (1-Z) que percibe la otra mitad. Como cada sector recibe la mitad del VA, la relación entre (Ingreso total de B)/(Ingreso total de D)=1; esta es una especie de tasa de plusvalor T2=1 con un sentido distinto al de T=PV/S, de Marx, cuyos sectores PV y S son distintos, variables e inmezclables. Emplear T2=1 constante para Z variable posee dos ventajas conceptuales:

1) No hace falta precisar las diferentes fuentes del ingreso, pueden ser una mezcla de ellas.

2) Simplifica las ecuaciones de equilibrio de Marx y facilita su análisis, aplicación y enseñanza.

Debo agradecerle a Marx su terquedad en presentar tablas de ejemplo en las que casi siempre empleó un valor de T=1, porque de allí viene la idea aquí empleada.

El objetivo es mostrar el análisis preliminar bajo esta perspectiva. Las expresiones resultantes son de una sencillez sorprendente y permiten diseñar tablas de ejemplo al estilo de Marx, a partir de tan solo dos variables como la tasa de ganancia, g, y el Monto, M, en moneda real. Al combinarlo con la distribución de Pareto, un modelo muy sencillo, podemos simular situaciones diversas y llegar a conclusiones teóricas importantes de tipo analógico que mejoran nuestra comprensión e interpretación del sistema capitalista. Esas simulaciones aportan elementos poderosos para reforzar la crítica del sistema capitalista en su fase actual de globalización neoliberal desde una perspectiva marxista. En particular, ayudan a mostrar el carácter dogmático de las doctrinas neoclásicas y neoliberales, de las recetas que imponen para manejar crisis como la actual y a su vez, permiten imaginar otras soluciones radicalmente diferentes para el problema de la desigualdad y la pobreza en las naciones y en el mundo actual. En general este constructo teórico matemático requiere que el lector conozca algo de cálculo diferencial y de modelos, lo que puede dificultar su lectura en varios pasajes. Sin embargo, la idea central y las conclusiones son fácilmente entendibles y se explican en menos de seis páginas.

El método consiste en usar la Distribución de Pareto, DdP, relacionándolo con el valor de Z. Como resultado presenta algunos gráficos donde Z es la variable independiente y otros donde X es la población acumulada para ordenamientos rico-a-pobre. Esos gráficos son interpretados de manera breve y parcial.

El análisis concluye que bajo esas premisas y elementos, la única manera de hacer más equitativa una sociedad consiste en medir, identificar y controlar a esa minoría privilegiada Z, para que transfiera parte de su tajada al sector restante, favoreciendo primero al subsector más pobre de D –los demás-. Esto produce de inmediato el aumento del ingreso promedio del sector D, disminuye el del sector B, disminuye la cantidad de pobres, y aumenta la fracción Z acercándola de manera gradual a su valor máximo de 0.5, la mitad de la población. En teoría, también haría menos vulnerable a la sociedad ante el riesgo de crisis económicas porque eleva y estabiliza la demanda en el mercado para el sector más amplio y pobre de población; al hacerlo más parejo en todo el espectro social, permite que el sistema produzca utilizando valores más altos de su capacidad productiva instalada, mejora la eficiencia medida como relación VA/M (valor agregado a monto), defiende el empleo existente y eleva la tasa de ganancia de productores grandes y pequeños. Todo esto exige que los pueblos actúen políticamente para reducir el poder de manipulación política de las élites y su obsesión de acumular, poseer y colonizar al otro. Esto haría más factible el buen vivir con menos ingreso por persona y aportaría a la solución de varias formas de exclusión social en su parte monetaria y en el acceso a los servicios estatales básicos.

Artículo Completo

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: