Inicio > Economía marxista, Filosofía marxista > “La fenomenología de la alienación y la crítica del fetichismo en el pesamiento de Hegel y Marx”: Francisco Piñón G.

“La fenomenología de la alienación y la crítica del fetichismo en el pesamiento de Hegel y Marx”: Francisco Piñón G.

1. El fenómeno y el término de alienación

La alienación ha llegado a ser un fenómeno global. El hombre se ha perdido. Se ha extrañado de sí mismo y de la naturaleza. Los demás hombres le son ajenos. Y no sólo se ha alienado dentro de las formas económicas y sociales, sino también dentro de la técnica que él mismo ha construido. Hoy más que nunca el hombre se ha convertido, como dijera Marx, en ese apéndice de carne encerrado en una maquinaria de acero.

La alienación en la sociedad industrial, ya criticada por Marx y antes por Hegel no ha perdido su actualidad, sigue siendo objeto de estudio en los diversos campos del saber. Ni siquiera a filósofos, sociólogos, psicólogos, antropólogos. Es un hecho social que no puede encerrarse dentro de los entrechos límites de la moral individualista. No es solamente “europea” ni tan sólo un fenómeno propio de la sociedad “occidental”, ni se circunscribe a un determinado sistema político o social. Pero, por otra parte, es un fenómeno histórico.

Hegel y Marx, como lectores atentos de su tiempo, han recogido el reto de dar respuesta a cuestionamientos que ya Rousseau, Fitche y otros se habían planteado: ¿por qué los poderes de los individuos se tornan omnipotentes en contra de ellos mismo? ¿Cuál es el origen de que sus relaciones se independicen? ¿Por qué el hombre es dominado por el producto de su propia mente, así como es dominado por el producto de su propia mano?

Las palabras alemanas Entfremburg y Entässerung eran ya conceptos usados en la literatura filosófica anterior a Hegel.

Alienation se usaba en la economía inglesa (alienación de la mercancía) y en la filosofía iusnaturalista para designar la pérdida de la libertad originaria a causa del contrato social. Ya estaba presente en Fichte, cuando señalaba que el objeto no es sino una “alienación” del sujeto y el objeto no sino una razón alienada. Lo que Hegel llamaba alienación, para Schelling será Condicionar. pero esto lo veremos más adelante. Vayamos un poco a la historia del término.

La palabra alienación, tan frecuentemente usada después de la Segunda Guerra Mundial por filósofos, psicólogos y sociólogos, viene de la palabra latina alienatio o abalienatio y del concepto griego aristotélico “apolotríosis” que encontramos en la Retórica. También puede provenir del concepto latino alienus del griego “aloíosis” (alteración), del adjetivo “alos” que significa otro. En este sentido no es el otro o lo otro simplemente opuesto al tú, no nada más un alter, como un alter ego, sino un alter que no tiene ya nada que ver con el ego.

El concepto latino de alienatio tenía siempre dos significados: uno de contenido jurídico, el otro de contenido médico. Así, Séneca y Cicerón hablaban de la alienación como de una “trasnferencia de la propiedad”, como Rousseau lo hará mas tarde en el siglo XVII para indicar la cesión de los derechos individuales. En cuanto al contenido médico, Celso y Scribonius Largus describían la alienación como una “enfermedad mental” o como “desvanecimiento”.

La fenomenología de la alienación y la crítica del fetichismo en el pesamiento de Hegel y Marx

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: