Inicio > Economía marxista, Teoría crítica acumulada > “Nueva Gramática del Neo-liberalismo: itinerarios teóricos, trayectorias intelectuales, claves ideológicas”: José Francisco Puello-Socarrás

“Nueva Gramática del Neo-liberalismo: itinerarios teóricos, trayectorias intelectuales, claves ideológicas”: José Francisco Puello-Socarrás

Introducción…………….. 13

El neo-liberalismo como renovación del liberalismo en el siglo XX…… 21

Genealogía, fuentes y motivaciones…….. 23

El Ordo-liberalismo …………………………… 34

La Escuela social de mercado (ESM)…………… 39

Las síntesis neoclásico-keynesianas o el keynesianismo sin Keynes… 42

Primera síntesis neoclásico-keynesiana………………. 43

Nueva síntesis neoclásico-keynesiana……………… 49

Otras síntesis neoclásicas: austriacos cum americanos…… 53

La polémica: Austriacos versus angloamericanos o el disenso neo-liberal……. 56

“Más allá de la Economía, más acá de la Política” y el consenso neo-liberal..70

¿El nuevo neo-liberalismo? Crisis, rupturas y redención de las continuidades ..79

Neo-liberalismo y ‘Nuevo’ neo-liberalismo……….. 81

Del homo oeconomicus al homo redemptoris:

el empresario/emprendedor………………………. 83

El emprendimiento como teoría……………………….. 89

El ‘espíritu emprendedor’ en la actualidad…………….. 102

Generaciones y reformas neo-liberales………………………… 102

La ‘administración pública’ del nuevo neoliberalismo……. 109

“Reinventar el gobierno”…………………….. 111

El “paradigma” post-burocrático……… 117

La nueva gerencia pública

(New Public Management)……………. 122

Nueva Gramática del Neo-Liberalismo

Nuevos foros neo-liberales……………………….. 132

Del discurso a las prácticas (discursivas)…………….. 133

Desenlaces:¿Síntomas para una nueva época? ……… 145

Bibliografía ………………………….. 153

Introducción

Aún después de (¿sobre?)vivir sus efectos, incluso bajo cualquier adjetivo, el neoliberalismo sigue siendo una palabra insólitamente ambigua. Y aunque sus traducciones más elocuentes revelan una praxis real e inobjetable ni la más perspicaz etimología o las nociones más sofisticadas que compiten por penetrar este fenómeno han propiciado un consenso estable –cuando menos, consistente– sobre ¿qué es “lo neo-liberal”?

Por paradójico que parezca, hoy por hoy, esta falaz contradicción persiste. De igual modo, el impulso casi obvio y natural de calificar al tono hegemónico de las sociedades contemporáneas del último cuarto del siglo XX y del nuevo milenio como neo-liberales.

La diversidad de las operaciones intelectuales y los enfoques analíticos que median frente a todas estas vicisitudes y que, por lo visto, buscan afanosamente encontrar definiciones correctas para el neo-liberalismo han terminado complicando su aproximación sin mostrar avances significativos en su desciframiento.

Mientras los análisis tradicionales, por lo general, agotan al neo-liberalismo en un mero evento de índole tecnocrática, desvirtuando su capacidad para provocar una verosimilitud consistente en el sentido de construir y constituir las realidades sociales, los nuevos estudios parecen abandonar sospechosamente el tópico por considerarlo un pasaje ya superado. En ambos casos, el calificativo “neoliberal” de la mano de este tipo de interpretaciones ha venido siendo identificado unívoca y directamente con el conocido “Consenso de Washington” –hermenéutica que consideramos relevante pero todavía insuficiente y que, de paso, ha llevado a corromper las controversias más actuales a nivel global pero muy especialmente en América Latina.

Este tipo de actitudes, cándidas e inexactas, tan poco rigurosas como simplistas, antes que contribuir en las discusiones han llevado a vaciar el término. La cuestión se ha tornado entonces tan confusa que el neoliberalismo puede ser al mismo tiempo cualquier cosa y nada. Una operación que también se ha aprovechado para “desconocer” y ocultar la naturaleza del neo-liberalismo en una sospechosa fetichización tristemente celebrada por sus auspiciadores como también promovida por aquellos que intentan sólo en apariencia criticarlo. Esta discusión pretende tramitar todas estas desviaciones. Desde luego, no para reducirse simplemente a un debate fraseológico sino, mejor, intentando mostrar que el neo-liberalismo implica una práctica discursiva construida, constituida y realizada por una dialéctica específica, continua y constante entre teoría y praxis.

monolítico frente a su estudio, partimos de la multiplicidad de expresiones que lo siguen animando. Al neo-liberalismo no sería posible clausurarlo exclusivamente en un plano “teórico” o relacionarlo estrictamente con una condición ideológica caricaturizada. Se caería en un error si se asume igualmente como una mera práctica tecnócrata, completamente desvinculada de cualquier proyecto socio-político estratégico.

La cuestión que, en nuestro criterio, desencadenaría muchas controversias que continúan sin resolverse, está en provocar una aproximación amplia y, sobre todo, compleja en la cual decididamente se involucren todos estos elementos simultáneamente.

Nueva_gramatica_del_neo-liberalismo

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: