Inicio > Filosofía marxista, Psicología marxista > “Ulises en la cueva del polifemo computacional (O de las astucias sociocomputacionalistas de William Frawley)”: Josep Maria Domingo Curto

“Ulises en la cueva del polifemo computacional (O de las astucias sociocomputacionalistas de William Frawley)”: Josep Maria Domingo Curto

Pocas bromas con este libro de William Frawley. Su Vygotsky y la ciencia cognitiva corresponde a un género cientifico-literario realmente arriesgado: el que podríamos llamar el género de fusión interparadigmático, practicado dentro de la reciente literatura psicológica. Aunque ello no constituye de por si una hazaña sin parangón, pues a lo largo de la joven historia de la psicología ya hemos asistido a casos parecidos (pensemos, por ejemplo, en los esfuerzos desplegados por Tolman para <> el conductismo), lo novedoso de su proyecto consiste, según creo entender, en intentar romper el estado de autosuficiencia epistémica, conceptual y teórica en el que se ha movido usualmente el paradigma cognitivo de corte computacional made in USA, para abrir sus fronteras mentales hacia los logros, durante tanto tiempo ignorados, de la psicología sociocultural soviética, directamente inspirada por la legendaria figura de Liev Vygotski y hábilmente desarrollada por Luria o Leontiev, entre otros.

Ciertamente, los esfuerzos de la psicología norteamericana por recuperar del olvido la psicología practicada en el otro lado del telón de acero se pueden rastrear más allá de estas últimas tres décadas; ahí están, por ejemplo, para dar testimonio de lo dicho, los pioneros trabajos divulgatorios de Jerome Bruner o Michael Cole, provenientes ambos de las filas del último conductismo o del primer cognitivismo, y proseguidos, con un entusiasmo realmente encomiable, por James Wertsch u otros autores especialmente interesados por el paradigma dialógico o culturológico, en tiempos mucho mis recientes. Pero, por decirlo escuetamente, no parece que ninguno de ellos, pese a reclamarse más o menos en deuda con cierta versión débil del cognitivismo psicológico (eso es, aquella concepción que concede grosso modo que la mente humana opera con determinados mapas cognitivos, esquemas conceptuales o representacionales, llámense guiones, scrips o como quiera que se les denomine), haya intentado desposar la psicología vygotskiana con la versión fuerte del cognitivismo computacional; la cual, y dicho de paso, llegó a alcanzar en los EEUU un status de poder académico y político de tal prepotencia, que casi acabó por dejar en la penumbra a sus más inmediatos oponentes intelectuales.

No es de extrañar, por tanto, que dado este tenso ambiente intelectual, acompañado de un inquietante contexto internacional de guerra fría, las posibilidades de acercamiento entre ambas corrientes fueran mínimas, y sus respectivos programas de investigación asistieran, cual convidados de piedra, a un auténtico dialogo de sordos.

Artículo Completo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: