Archivo

Posts Tagged ‘Materialismo Histórico’

“Marx’s dialectic”: Paul Mattick Jr.

27/01/2016 Deja un comentario

Replying, in the Postface to the second edition of Capital, to the accusation of Hegelianism leveled at him by critics of his publication, Marx insisted that his “dialectical method is, in its foundations, not only different from the Hegelian, but the exact opposite of it.” At the same time he avowed himself “the pupil of that mighty thinker,” acknowledging that he had “even, here and there in the chapter on the theory of value, coquetted with the mode of expression peculiar to him” (Marx 1976a, 102-3). It is evident that this verbal coquetry cannot be the measure of Marx’s pupilship. To begin with, his initial writings are largely dominated by a determined struggle with Hegelian idealism. And, more to our point, his engagement in the project of a critique of political economy in 1857 involved a second phase of attention to Hegel, with a new appreciation of the “mighty thinker.” Leer más…

“Gran Bretaña y el paradigma burgués”: Para recordar a Meiksins Wood (1942-2016) -Sin Permiso

27/01/2016 Deja un comentario
El pasado 14 de enero murió la historiadora, politóloga y filósofa marxista Ellen Meiksins Wood, una de las personalidades intelectualmente más fértiles y sólidas del pensamiento socialista de las últimas décadas. Nació en Nueva York (1942), en el seno de una familia de emigrantes judío-letones en la tradición socialista del Bund. Casada en primer matrimonio con el historiador y filósofo político Neal Wood (1922-2003), una generación mayor que ella, quedó sin duda influida por la temprana crítica de Wood al neorrepublicanismo académico –centrado exclusivamente en la crítica lingüística de textos y discursos, con casi total ignorancia del contexto histórico y de las fuerzas sociales y políticas reales en acción— de autores como Pocock y Quentin Skinner. Frente a eso, Neal Wood defendió una visión marxista del republicanismo, así como una concepción republicana del marxismo. Un eco tardío de esas influencias tempranas lo puede encontrar el lector de SinPermiso en la inclemente reseña crítica del reciente libro de Skinner sobre Hobbes que tradujimos al castellano en 2010 (para leerla, pulsad AQUÍ). Junto con el historiador y economista Robert Brenner (miembro del Consejo Editorial de SinPermiso), Ellen contribuyó decisivamente a forjar una línea de investigación historiográfica conocida como “marxismo político”, en buena parte centrada en la explicación “política” de los orígenes y la naturaleza histórica del capitalismo y su cultura económica. Enemiga de las abstracciones hueras y anhistóricas de la Théorie francesa, su gran texto de 1986, The Retreat from Class puede considerarse un digno sucesor (y acompañante) de La Miseria de la Teoría, la devastadora crítica que hizo en los 70 el historiador británico E.P. Thompson de Althusser y, más en general, del estructuralismo y el postestructuralismo francés, un tipo de degeneración intelectual sin precedentes de la izquierda académica al que, siguiendo al también historiador Rodney Hilton, llegó a calificar de fenómeno de época característico de una nueva “intelligentzia lumpen-burguesa”. El libro de Ellen ganó en 1986 el Premio Isaac Deutscher. Unos años antes (en 1978) lo había ganado, con su luego famosa  “defensa” anhistórica del “materialismo histórico”, Gerald Cohen, característico representante de un tipo de marxismo apolítico, además de ahistórico, al que Ellen Meiksins no veía tan distinto de las construcciones “teóricas lumpenburguesas” a la moda en el otro lado del Canal de La Mancha. Véase en SinPermiso su crítica al último librito, casi póstumo de Cohen: Acampadores dichosos: sobre el socialismo del último Cohen.
Leer más…

“Manuel Sacristán en el contexto de la filosofía española”: Pedro Ribas Ribas

08/01/2016 Deja un comentario

El contexto es el de la dictadura franquista. Sacristán nace en 1925, dentro de una dictadura, la de Primo de Rivera. A sus seis años llega la República, el gran acontecimiento de renovación cultural y política de España. Pero la renovación da un vuelco en 1936, con el estallido de la Guerra Civil, cuando Sacristán tiene 11 años. La victoria de los militares golpistas, cuando Sacristán ha cumplido 14 años, significa que vuelve la dictadura, esta vez sobre una España en escombros, los producidos por tres años de terrible guerra civil. En este contexto de país en ruinas, dominado por militares, eclesiásticos y falangistas, termina su bachillerato, y, como a tantos españoles de su generación, le tocará vivir la dictadura de Franco durante 40 años. Sólo podrá vivir nueve años de posfranquismo, que tampoco le trató muy bien, ya que la conferencia de rectores de universidad se negó a concederle una cátedra en 1980. Sacristán llegó a catedrático en 1984, un año antes de su muerte.

Al igual que muchos jóvenes como él, entra en la organización juvenil de Falange ya en los años de bachillerato. [2] Durante los estudios universitarios ingresa en el SEU (Sindicato Español Universitario), con el que rompe muy pronto, en 1946, a sus 21 años. En el SEU encontró medios para expresar sus inquietudes intelectuales, pero, naturalmente, dentro de cauces muy estrechos. Estudió inicialmente Derecho, pero en 1947 se pasó a Filosofía y Letras para estudiar Filosofía. Una vez licenciado en Filosofía se licenció también en Derecho. Entre 1954-1956 estudia lógica matemática en la universidad alemana de Münster, convirtiéndose en el primer español con gran formación en lógica moderna. Habían existido ya o existían hombres de buena formación matemática interesados en la lógica, como Ventura Reyes Prósper, Juan David García Bacca, Vicente Muñoz Delgado, Miguel Sánchez Mazas o José Ferrater Mora, pero sin una preparación y dedicación específica a la materia comparable a la de Sacristán. Leer más…

“Why Class Matters”: Erik Olin Wright

08/01/2016 1 comentario
Erik Olin Wright on class, socialism, and the meaning of Marxism

When Erik Olin Wright “fell into Marxism” in the 1970s, it was “the only game in town” for a serious radical scholar.

By the 1990s this was no longer so, with Marxism retreating to the margins inside and outside the academy. Wright chose to stay. He set out to reconstruct a sociological Marxism by treating it not as a set of fixed ideas or as an idiosyncratic method, but as a distinctive set of questions and a conceptual framework for answering them.

Wright’s Marxism is ordinary social science, but guided by the pursuit of socialism.

His work over more than forty years has focused on rethinking two core parts of the Marxian tradition: class and strategies for social transformation. Wright’s new book, Understanding Class, bumps his own approach to class up against the likes of Thomas Piketty and Guy Standing. And the ebook Alternatives to Capitalism, recording a debate with Robin Hahnel, shows his recent thinking on socialist possibilities.

On a recent visit to Australia, Wright spoke with Jacobin editor Mike Beggs in a wide-ranging interview, discussing everything from Weber and Marx to markets and his views on left strategy. Leer más…

“Dialéctica de lo ideal (Iliénkov)”: Rubén Zardoza

21/10/2015 Deja un comentario
En el programa más reciente de Escuela de Cuadros se aborda un texto tardío de Évald Iliénkov (1924-1979) en el que el filósofo soviético trata el tema de lo ideal: las propiedades no materiales del mundo material. Con frecuencia la categoría de lo ideal –que abarca las normas de la lógica, del lenguaje y de la moralidad– ha sido tratada de forma burda por la filosofía materialista.
Iliénkov, crítico de la filosofía oficial soviética del DIAMAT (materialismo dialéctico), argumenta que lo ideal es algo objetivo, producto de la actividad humana. Su punto de partida es la teoría del valor en Marx: el valor es una forma ideal pero objetiva, resultado del trabajo abstracto humano, el trabajo que se encarna en las mercancías. A diferencia de los fisiologistas, que buscan lo ideal en la cabeza del individuo, Iliénkov plantea que lo ideal es esencialmente un hecho cultural y social, producido por la actividad dinámica del ser humano.

Leer más…

“Materialismo histórico y teoría crítica”: Adolfo Sánchez Vázquez

21/10/2015 Deja un comentario

Intervención de Adolfo Sánchez Vázquez en el Congreso “Materialismo histórico y teoría crítica” desarrollado en septiembre de 2002 en la UCM. Leer más…

“Between Marx, Marxism, and Marxisms – Ways of Reading Marx’s Theory”: Ingo Elbe

21/10/2015 Deja un comentario

The objective of the following observations is to offer a rough overview of central ways of reading Marx’s theory. These are to be presented – by means of a few selected topics – as Marxisms that can be relatively clearly delimited from one another, and the history of their reception and influence will be evaluated with regard to the common-sense understanding of “Marxist theory.”

A distinction will be made between the hitherto predominant interpretation of Marx, primarily associated with political parties (traditional Marxism, Marxism in the singular, if you will), and the dissident, critical forms of reception of Marx (Marxisms in the plural), with their respective claims of a “return to Marx.” The first interpretation is understood as a product and process of a restricted reading of Marx, in part emerging from the “exoteric” layer of Marx’s work, which updates traditional paradigms in political economy, the theory of history, and philosophy. Systematized and elevated to a doctrine by Engels, Kautsky, et al, it succumbs to the mystifications of the capitalist mode of production and culminates in the apologetic science of Marxism-Leninism. The other two interpretations, specifically Western Marxism as well as the German neue Marx-Lektüre (“new reading of Marx”), usually explore the “esoteric” content of Marx’s critique and analysis of society, often consummated outside of institutionalized, cumulative research programs, by isolated actors in the style of an “underground Marxism.”

In order to characterize both ways of reading, some strongly truncated theses, limited to a few aspects, must suffice. In particular the ambitious proposition, first formulated by Karl Korsch, of an “application of the materialist conception of history to the materialist conception of history itself” – one that goes beyond the mere presentation of intellectual history, towards an immanent theoretical critique that critically considers the connection between historical forms of praxis and theoretical formations of Marxism – cannot be carried out here. In addition, a consideration of those readings which are critical of Marx or Marxism can also be disregarded here, insofar as their picture of Marx usually corresponds to that of traditional Marxism.

I therefore begin with the hegemonic interpretative model of traditional Marxism, and only at the end of my presentation will I conclude with a few positive determinations of what I regard as the fundamental systematic intention of Marx’s work. I do this primarily because a differentiated reading of Marx’s work can only be gained in the course of the learning processes of Western Marxism and the neue Marx-Lektüre. Leer más…

“Rosa Luxemburg: las mujeres y el arte de la política”: Frigga Haug

05/10/2015 1 comentario

Presentamos la conferencia de la Dra. Frigga Haug, especialista en la obra de Rosa Luxemburg y quien nos presenta un acercamiento desde el feminismo a la obra de dicha autora. El acercamiento propuesto involucra directamente la concepción de la política de la autora polaca”. Leer más…

“Évald Iliénkov: el último Marxista Soviético”: Alexei Tsvetkov

16/09/2015 1 comentario

En un artículo para The Prime Russian Maganize (en su edición sobre el Marxismo), el poeta Alexei Tsvetkov escribió este retrato de Évald Iliénkov, el último Marxista Soviético y una de los más grandes y originales pensadores de la Unión Soviética. Tsvetkov nos ofrece un retrato de una figura realmente única cuyas obras merecen ser releídas y traducidas, pero también un retrato poco habitual de los tiempos y la atmósfera en la que vivió.

Sobre el último Marxista Soviético.

Al comienzo del conflicto armado entre China y Vietnam aullaba contra su radio negándose a hablar con nadie. Sartre bien podría haber escrito una novela o Godard haber rodado una película sobre él. Alexei Tsvetkov escribe sobre el último Marxista Soviético, Évald Iliénkov. Leer más…

“Adolfo Sánchez Vázquez, la crítica de la metafísica y la ética comunista”: Néstor Kohan

16/09/2015 Deja un comentario
190064_img_7110_copiacompriEl despertar de una pesadilla dogmática

Adolfo Sánchez Vázquez representa para nosotros mucho más que un nombre prestigioso en el ámbito de la filosofía o las ciencias sociales. Parafraseando a un viejo conocido en las aulas universitarias, leer su obra “me despertó de un sueño dogmático”. Comencé a estudiarlo sistemáticamente a inicios de los años ’90, cuando muchos anhelos, no pocas esperanzas y más de una certeza emancipadora se desgranaban sin gloria ni honor pero con mucha pena, desde aquella maciza mole de ladrillos ubicada en el barrio de Berlín hasta la rebeldía sandinista que había logrado acompañar a la revolución cubana durante una década. En un contexto donde imperaba “el desierto de lo real”, el neoliberalismo más ramplón y la llamada “crisis del marxismo”, nos sentíamos angustiados y solos.

Leer más…

“Adolfo Sánchez Vázquez y el otro marxismo”: Bolívar Echevarría

31/08/2015 Deja un comentario

Es difícil exagerar la importancia que tuvo la obra de Adolfo Sánchez Vázquez para los jóvenes o muy jóvenes intelectuales latinoamericanos de comienzos de los años sesentas. Sus ensayos sobre estética marxista y después sus trabajos sobre los manuscritos juveniles de Marx daban voz a un marxismo desconocido, vital, creativo, revolucionario, cuya rica historia, reprimida por el marxismo oficial del imperio soviético, ellos averiguarían un poco más tarde.

¿Por qué era tan importante entonces tener una prueba de que ese otro marxismo existía y podía desplegar y enriquecer su capacidad explicativa de la vida social e histórica? Esos jóvenes intelectuales tenían la ilusión de que el renacimiento de la revolución iniciado por el levantamiento cubano que triunfó en 1959 podía profundizarse en el sentido de un socialismo libertario y alcanzar dimensiones planetarias, que esta vez sí podía realizar lo que el primer intento de la misma, treinta o cuarenta años atrás, no había podido llevar a cabo: el ideal de construir una sociedad justa y libre. Leer más…

“La filosofía de la praxis como proyecto de emancipación”: Diana Fuentes

17/08/2015 Deja un comentario

La filosofía de la praxis de Sánchez Vázquez forma parte de una tendencia muy crítica en el marxismo y de la lista de autores que dedicaron relevantes reflexiones al asunto de la filosofía en la teoría marxista, tales como Labriola, Lenin, Gramsci, Korsch, Lefebvre o Lukács. Sin embargo,  su obra se caracteriza, como él reconoció, por tener como fuente primera y fundamental los textos de Marx, en concreto del joven Marx. Textos que, leídos bajo la influencia del marxismo de los años veinte y de los autores que criticaron el marxismo oficial de la Unión Soviética, le permitieron concebir al ser humano como ser práctico y creador, así como producir una reflexión profunda y metódica sobre los fundamentos de una filosofía marxista. Por ello, el impulso del análisis crítico de Sánchez Vázquez es inseparable de su intención por redefinir el marxismo en la perspectiva de la reivindicación de un proyecto de emancipación social que permitiera la superación del capitalismo.

Leer más…

Presentación de las “16 tesis de Economía Política” de Enrique Dussel

17/08/2015 Deja un comentario

El día de hoy gracias al apoyo del Dr. José Gandarilla tenemos el privilegio de poder presentar la reciente presentación que se hizo a la nueva edición de las “16 Tesis de Economía Política” obra capital en el pensamiento del Dr. Enrique Dussel. Leer más…

“Sociedad Civil y Hegemonía”: Jorge Luis Acanda

20/07/2015 1 comentario
51gg5N4sMjL._SY344_BO1,204,203,200_Jorge Luis Acanda (La Habana, 1954) es Profesor Titular de la Universidad de La Habana, en la cual imparte historia del pensamiento  marxista. Doctor en Filosofía por la Universidad de Leipzig. Vicepresidente de la Cátedra de Estudios Antonio Gramsci del Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana «Juan Marinello». Ha publicado más de treinta artículos en distintas publicaciones de cinco países.

Introducción

Fue Gramsci quien, en más de una ocasión, habló de “traducibilidad” para designar la posibilidad de trasladar los conceptos creados por una teoría a otra que, de esta manera, podía beneficiarse de los resultados de la primera. Esta expresión me viene siempre a la mente cuando me topo con las discusiones acerca del tema de la sociedad civil, bastante abundantes en el escenario internacional de las ciencias sociales, y por desgracia escasas en el nacional, si bien han sido casi las únicas que han animado la de por sí pobre polémica teórica criolla. Pero si la recuerdo es porque siempre lo que me ha maravillado es la intraducibilidad -por decirlo de alguna manera- de los lenguajes utilizados por muchos de los que entran en iza en torno al contenido de este concepto y el significado político de este fenómeno. Fue hacia 1995 cuando comencé a interesarme por el tema, durante una estancia de investigación en la Universidad de Castellón, donde la bibliografía procedente de varios países que pude consultar me hizo constatar que fuera de las fronteras cubanas predominaba lo mismo que ya había observado al interior de las mismas: la ignorancia de la mayoría de los que trataban el tema (incluidos muchos que se pensaban como marxistas) con respecto a su tratamiento gramsciano y la incapacidad de entenderlo si obtenían algún conocimiento del mismo. Simplemente, se movían en un universo conceptual radicalmente diferente al del autor de los Cuadernos, lo que hacía que, pesa al esfuerzo que algunos realizaban (otros ni se molestaban), no lograran aprehender lo esencialmente renovador del legado de este autor con respecto a este y a otros temas fundamentales de la teoría política, que los propios acontecimientos históricos que nos conmovieron -a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo XX- colocaron, como nunca antes, en primera línea.

Este es un libro, por lo tanto, acerca de Gramsci y de la sociedad civil. Y necesariamente por esto, de la cultura revolucionaria. El carácter dialéctico, y, por ende, relacional, de su concepción sobre los procesos que tienen lugar en la sociedad, hace que la herencia de este autor sea tan mal interpretada. Aunque muchos hablen de la dialéctica, ella sigue siendo un componente bastante escaso en el pensamiento de una buena parte de quienes se ocupan de la teoría social. Gramsci no entendía los fenómenos sociales como cosas, sino como sistemas de relaciones, como constelaciones expandidas de procesos que se imbrican entre sí. Es una idea que no voy a desarrollar en este momento, pues con posterioridad le dedico unas cuantas páginas. Leer más…

“Je ne suis pas marxiste”: Michael Heinrich

11/05/2015 Deja un comentario

Karl-MarxMichael Heinrich argues that Marx was not after a “Marxism” as an identity-defining “truth.” Rather, he was more interested in the critical business of undermining certainties.

Whoever visits the grave of Karl Marx at Highgate Cemetery in London encounters a gigantic pedestal upon which a gigantic bust of Marx is enthroned. One has to look up at him. Directly under the bust, “Workers of all lands unite” is written in golden letters, and further down, also in gold, “Karl Marx.” Below that, a simple, small headstone is placed within the pedestal, which names without pomp and gold those buried here: besides Karl Marx, there is his wife Jenny, his grandson Harry Longuet, and his daughters Eleanor and Helene Demuth, who led the Marx household for decades.

Marx selected the plain headstone himself after the death of his wife. Showing off was not his thing. He explicitly asked for a quiet funeral restricted to a small circle. Only eleven people took part. Friedrich Engels was able to prevent plans by the German Social Democratic Party to erect a monument to Marx at the cemetery. He wrote to August Bebel that the family was against such a monument, since the simple headstone “would be desecrated in their eyes if replaced by a monument”. (MECW 47, p. 17)

Around 70 years later, nobody was left to protect Marx’s grave. The present monument was commissioned by the Communist Party of Great Britain and unveiled in 1956. Only cemetery regulations prevented it from being even bigger. The Marxists had asserted themselves against Marx.

“Je ne suis pas marxiste,” stated Marx, rather annoyed, to his son-in-law Paul Lafargue, when the latter reported the doings of French “Marxists.” Engels had circulated this statement numerous times, including in letters to newspapers – definitely for public consumption. Marx’s distance from Marxists is also expressed in other comments. When he stayed in France in 1882, he wrote to Engels that “the ‘Marxistes’ and ‘Anti-Marxistes”’ […] at their respective socialist congresses at Roanne and St-Étienne” had “both done their damnedest to ruin my stay in France.” (MECW 46, p. 339) Leer más…