Inicio > Economía marxista > “Ciber-comunismo”: Entrevista a Paul Cockshott

“Ciber-comunismo”: Entrevista a Paul Cockshott

El 5 de mayo de hace 200 años nacía en Tréveris, entonces parte del Reino de Prusia, Karl Marx. Quizás el mejor homenaje es continuar aquella famosa máxima contenida en la undécima tesis sobre la importancia de transformar el mundo más allá de simplemente interpretarlo.
Y así, y como estreno de la página, publicamos esta entrevista con alguien que ha llevado a la prácitica ese adagio, el informático y economista marxista escocés Paul Cockshott.
Cockshott es miembro de Solidarity y WARP, además de autor de obras como “Hacia un nuevo socialismo“, “Ciber-comunismo: planificación económica, computadoras y democracia” o “Classical Econophysics: essays in thermodynamics, information theory and political economy“.
Ha dedicado buena parte de sus investigaciones no sólo desarrollar una idea de planificación económica que permita superar el modelo actual basado en el mercado y la obtención de beneficios, sino también a que esta idea fuera algo factible y alcanzable en la práctica. En concreto, se ha centrado en las posibilidades que para este fin abre la aplicación de los avances en el campo de la informática.   

1. Como presentación de Cibcom y para los lectores que no están familiarizados en profundidad con tu trabajo, ¿podrías indicar brevemente cuáles son las ideas y principios fundamentales que inspiran el modelo de planificación económica que propones?

  • El primer principio clave lo constituye la sustitución de la economía monetaria por un sistema de contabilidad basado en el tiempo trabajado.
  • Propiedad pública de la producción a gran escala y de la provisión de servicios.
  • Uso de la planificación cibernética en unidades físicas para reemplazar el mercado.
  • Pago directo a los trabajadores mediante algún organismo central (ministerio de trabajo) o sindicato, no por “empresas públicas”. Así el trabajo es directamente social.

2. ¿En qué áreas de la economía política estás actualmente trabajando o investigando y a cuáles tienes pensado dedicarte en los próximos años?

Mi proyecto actual, que está prácticamente acabado, es un libro de texto sobre el materialismo histórico en el que se tratan las estructuras económicas esenciales y las leyes del movimiento de las formaciones económicas esclavistas, campesinas, capitalistas y socialistas.
Sin embargo, mi actividad actual consiste principalmente en producir material pedagógico sobre economía política marxista.

3. ¿Cuál puede ser la aplicación de la computación cuántica a los procedimientos de planificación y qué límites crees que podría tener?

Creo que la complejidad de la planificación económica es lo suficientemente tratable como para no tener que recurrir a métodos como la computación cuántica. La computación cuántica puede ser prometedora en algunas aplicaciones en el futuro, pero no está claro, criptografía aparte, en cuáles.

4. ¿Consideras que hay alguna iniciativa institucional, o algún experimento parcial, en las actuales economías capitalistas que pueda ser incorporada al modelo que propones (o que sirva como un paso adelante en esa dirección)?

Las cosas más obvias que pueden incorporarse son las tecnologías asociadas con las tarjetas de pago electrónicas. Con los cambios apropiados en el software para impedir las transacciones entre individuos y empresas, esta infraestructura podría ser utilizada en los sistemas de pago de crédito laboral.

5. ¿Qué autonomía tendrían las empresas en un marco de planificación económica para elaborar sus propios planes y cómo se combinarían estos con la optimización matemática de toda la economía? ¿Qué grado de autonomía empresarial es aconsejable y por qué?

No creo que deba haber empresas en un sistema comunista. Las empresas son una superestructura jurídica de las relaciones de propiedad capitalistas y como tales desaparecerán en la transición al socialismo.
Si la propiedad es social, no puedes tener empresas con propiedad sobre activos, como mucho, cuerpos subsidiarios que puedan utilizar los activos que les hayan sido asignados.
Podría darse el caso de que dicho cuerpo subsidiario sea un sindicato industrial en el que se vean representados todos los trabajadores de una determinada industria –el de los trabajadores del metal, el de los trabajadores del sector lácteo o el de los trabajadores de la industria automovilística. Los medios de producción en la industria láctea, por ejemplo, no son en general transmisibles a la industria automovilística, por lo que no hay manera por la que no deban estar permanentemente asignados al sindicato de los trabajadores del sector lácteo.

6. ¿Cómo visualizas el proceso de toma de información de cara a la elaboración de un plan macroeconómico (métodos, procedimientos de tomar o subir información, etc.)?

El esquema general de dos o tres planes alternativos debería ser confeccionado por diferentes comités de planificación temporales, que se compondrían de una muestra aleatoria de ciudadanos, en la que se vieran representados los sindicatos industriales, organizaciones medioambientales, etc.
Los planes generales describirían diferentes estructuras futuras de la economía con diferentes elecciones sobre cuestiones como la ratio de acumulación, el tamaño de los sectores sanitarios y de enseñanza, adaptaciones medioambientales, etc.
Estos diferentes planes se someterían a referéndum en intervalos temporales relativamente infrecuentes –cada 5 u 8 años.
Dichos planes generales se especifican en términos de asignación general del trabajo entre sectores, y del equilibrio presupuestario entre gastos actuales e ingresos fiscales. Son, por tanto, planes macroeconómicos.
Sin embargo, a un nivel inferior, la selección de tecnologías particulares únicamente puede darse de abajo a arriba, de la gente que trabaja en las diferentes industrias y proponen a la autoridad planificadora los medios técnicos para cumplir con el plan macroeconómico y la actual demanda de mercado.

7. El aspecto crucial de una economía dinámica es la inversión; para asignarla, ¿favorecerías una combinación de procedimientos democráticos (juntas de inversión en ramas productivas y territoriales) con otros de tipo técnico-matemático? Si no, ¿cuál crees que sería la mejor solución? ¿Podrías dar ejemplos específicos de la aplicación a la planificación económica de las siguientes tecnologías: Big Data, Inteligencia Artificial, Internet de las cosas?

Soy escéptico en lo que respecta a las juntas territoriales de inversión, puesto que esta experiencia en la URSS no fue satisfactoria a principios de los 60. Creo que descentralizar algunas decisiones a los sindicatos industriales de trabajadores es factible. Pero en cualquier sistema descentralizado existe el peligro de la aparición de grupos de intereses locales fuertemente asentados cuyos intereses difieran del interés general.
Respecto a las otras preguntas, lo que se define como IA o Big Data cambia constantemente a medida que dichas tecnologías progresan. Lo que al principio puede ser considerado como una técnica de IA puede ser visto, más tarde, como un aspecto genérico de la computación estándar. La Big Data más relevante para la planificación es la correspondiente a la producción y flujo de todos los productos, lo que ya existe gracias a los softwares de códigos de barras y de gestión de inventarios. Es también probable que el software de tarjetas de fidelidad actualmente usado por las grandes empresas para predecir las compras de los consumidores individuales sea aplicable para predecir tendencias generales de consumo en un sistema comunista.

8. ¿Consideras prioritarios el desarrollo o solución de algunos aspectos o problemas relacionados con la planificación económica?

  • Control de inventarios para prevenir el desvío de recursos físicos públicos al consumo privado.
  • Procedimientos de asignación de recursos para la investigación y el desarrollo de productos que sean capaces de adaptar los avances de la ciencia a las necesidades de la economía.

9. ¿Qué conocimiento pueden proporcionar a dicha tarea los físicos y matemáticos? ¿Y qué hay de otras disciplinas?

Históricamente, los matemáticos y físicos han tenido un papel de vanguardia en la invención de nuevas técnicas de planificación, y espero que eso siga siendo así.
Necesitamos gente con habilidades sociológicas que estudien los obstáculos a la planificación a nivel social que puedan aparecer derivados de la formación de distintos grupos de interés, ya sean estos locales o industriales.

10 . Una pregunta más relacionada con la política: ¿cuál debería ser el papel del Partido que lleva la revolución a la transición al socialismo (como primera fase de la sociedad comunista? ¿Y una vez dicho socialismo se ha consolidado?

Si se establece una estructura constitucional democrática, los partidos políticos pasan a tener un papel propagandístico (lobbying) y de agitación. Ya no pueden ejercer un poder por medio de colocar a sus cargos en posiciones claves. En su lugar, solo pueden ejercer el poder mediante la agitación y la educación. Pero eso es lo que tradicionalmente han hecho los partidos comunistas –no los socialdemócratas- antes de las revoluciones. Así que en un sentido la respuesta es sí: continuar como lo hacían antes de la revolución.

11. ¿Qué recomendaciones nos harías como grupo de cara a avanzar en el estudio y preparación de nuestras propuestas? ¿Qué lecturas recomiendas?

  • El primer tomo de El Capital, de Karl Marx.
  • De la Granja a la Fábrica, de Robert Allen; para entender las fortalezas del modelo soviético clásico.
  • La economía del socialismo factible, de Alec Nove; para familiarizarse con las críticas socialdemócratas al modelo soviético.
  • Textos de Leonid Kantoróvich.
  • Libros y artículos de Cockshott y Cottrell.
  • Cómo pagar la guerra, de Keynes; para hacerse una idea de la relación entre restricciones físicas y restricciones monetarias.
  • Selección de escritos económicos, de Otto Neurath; las ideas son similares a las del artículo de Keynes, pero desde una perspectiva socialdemócrata.

12. ¿Crees recomendable impulsar la constitución y coordinación de grupos de debate en diferentes países acerca del uso de la tecnología de cara a desarrollar alternativas democráticamente planificadas a las economías de mercado?

Sí, ciertamente es algo muy necesario.

Fuente: Ciber-Comunismo

 

Categorías:Economía marxista
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: