Inicio > A la Calle que ya es hora, Feminismo marxista > “Del feminismo de la reproducción social a la huelga de mujeres”: Cinzia Arruzza

“Del feminismo de la reproducción social a la huelga de mujeres”: Cinzia Arruzza

En otoño de 2016, las activistas polacas convocaron una huelga de mujeres masiva con el objetivo de frenar una ley parlamentaria que hubiera prohibido el aborto. Estaban inspiradas en la histórica huelga de mujeres contra la desigualdad salarial en Islandia. En octubre de 2016, las activistas argentinas de “Ni una menos” adoptaron también esta táctica para protestar contra la violencia machista. Siguiendo la participación masiva en estas huelgas, las organizaciones feministas de base empezaron a coordinarse internacionalmente para promover una jornada de movilización global en noviembre de 2016, con motivo del día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres. El 26 de noviembre, 300.000 mujeres tomaron las calles en Italia. La convocatoria de una huelga de mujeres el 8 de marzo creció orgánicamente en el seno de estas luchas: iniciada por las activistas polacas que habían organizado la huelga de mujeres de septiembre, en unos meses consiguieron extenderla a cerca de 50 países.

En Estados Unidos, la idea de organizar una huelga de mujeres generó una serie de consideraciones específicas.

La naturaleza masiva de la marcha de mujeres del 21 de junio de 2017 mostró que quizá se daban las condiciones para un renacimiento de la lucha feminista. Al mismo tiempo, la manifestación también reveló las limitaciones estructurales de un tipo de feminismo liberal que había devenido hegemónico desde décadas previas. Esta corriente feminista mostró su verdadera cara en las elecciones primarias del Partido Demócrata, cuando la campaña de Bernie Sanders fue objeto de constantes ataques por parte de las feministas liberales que apoyaban a Hillary Clinton, que argumentaban que votar por Sanders era antifeminista y que las mujeres debían unirse bajo el lema de la “revolución de las mujeres” encarnado por Clinton.  En las elecciones presidenciales, sin embargo, la mayoría de mujeres blancas que votaron optaron por un candidato abiertamente misógino antes que por la mencionada campeona de los derechos de las mujeres. El racismo puede explicar en parte ese voto, pero no explica toda la verdad, yerra a la hora de explicar que el alegato feminista de Clinton no interpelaba a estas mujeres. Puede abordarse esta cuestión mediante una pregunta muy sencilla: ¿Quienes, concretamente, se habían beneficiado del tipo de feminismo liberal que representa Hillary Clinton?

Según la socióloga Leslie McCall: las mujeres que habían completado estudios universitarios en los años 1970, de media ganaban menos que un hombre sin estudios superiores. Sin embargo, esta situación había cambiado drásticamente entre el 2000 y el 2010: mientras el salario medio de la clase trabajadora -hombres y mujeres- caía, los ingresos de una élite de mujeres crecieron, de media, 1,5 veces más que los salarios de los hombres de clase media. Esta transformación fue el resultado de una legislación progresiva como la de la Igualdad Salarial (Equal Pay Act) de 1963, que eliminó la mayoría de las formas más flagrantes de discriminación por género en los centros de trabajo. Este tipo de legislación, sin embargo, se aplicó en un contexto de rápido crecimiento de las desigualdades sociales y económicas para el conjunto de la sociedad. El resultado fue el aumento de la desigualdad económica y social entre las mujeres, con las mujeres de clase alta avanzando exitosas en la reducción de la brecha salarial mientras la diferencia salarial de las mujeres de clase obrera permaneció atrás y en el olvido.

En una noticia aparecida en The Nation a principios de 2017, Katha Pollitt se preguntaba acerca de cuál debía ser la agenda feminista  y concluyó que, mientras los derechos reproductivos y la lucha contra la discriminación de género estaban claramente identificadas como exigencias feministas, las reivindicaciones contra la guerra, la pobreza, la crisis medioambiental y quizá incluso la lucha contra el racismo se extendían más allá del alcance del feminismo. Pollitt se hacía eco de un argumento central y muy importante de esta rama del feminismo liberal, es decir, del feminismo que se define en términos del Derecho legal y la ley. No es, por lo tanto, sorprendente que esta articulación del feminismo fallara a la hora de interpelar a millones de mujeres de clase trabajadora. La igualdad salarial y el fin de la discriminación de género en los puestos de trabajo, por ejemplo, eran, efectivamente, causas justas, pero tal y como muestran los datos de McCall, tuvieron un efecto tangible mínimo sobre la vida de las mujeres de la clase obrera que sí habrían prestado atención a las demandas de un salario mínimo o de redistribución de la riqueza.

El resultado de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos marcó un impass para el feminismo liberal, uno que ni siquiera la inmensa participación en las marchas de mujeres de enero pudo superar por completo. La convocatoria de una huelga feminista vino de la conciencia de este impass, una conciencia que abrió un espacio político para un feminismo alternativo, y de la conciencia de que en Estados Unidos ya existían docenas de colectivos de base, redes y organizaciones nacionales que estaban desarrollando una alternativa al feminismo liberal: un feminismo de clase, un feminismo antirracista, inclusivo para las mujeres transexuales y personas queer no binarias. La convocatoria de huelga nació, por lo tanto, desde la conciencia de que existía otro feminismo: la convocatoria tenía el propósito de crear una red nacional de organizaciones e individuos, de visibilizar a nivel nacional este otro feminismo, de afrontar el reto de la hegemonía de ese feminismo corporativo que representaban Hillary Clinton y sus seguidoras y, finalmente, de la apertura de un debate nacional acerca del empoderamiento de la clase trabajadora, migrante y de las mujeres negras.

La adopción del término “huelga” significaba enfatizar el trabajo que las mujeres realizaban no solo en el lugar de trabajo, sino también fuera de él, en la esfera de la reproducción social. Esto tenía además una misión adicional, que es más comprensible si tenemos en cuenta la situación del mercado de trabajo en Estados Unidos.

Desde 1983 hasta 2016 la tasa de sindicación en los Estados Unidos cayó del 20,1% al 10,7%. La situación era incluso peor en el sector privado, donde la sindicación se desplomó en el mismo periodo de un 16,8% a un 6,4%. Si observamos los datos de huelgas formales, desde 1947 hasta 2016 el número de jornadas de huelga en los que participaron más de mil trabajadores se redujeron de 2.720.000 a 1.543.000; en 2016, vemos incluso un pequeño pico en las jornadas de huelga debido a las huelgas de profesores particulares de Chicago y de Verizon. Esta situación es producto de una legislación antisindical y de la orientación política y la práctica del sindicalismo amarillo. La lucha de clases, sin embargo, no se reduce a la lucha laboral en el puesto de trabajo: la lucha de clases adopta muchas formas. La clase se expresó como actor político y agente de conflicto en importantes manifestaciones, frecuentemente, en la esfera de la reproducción social, donde las luchas tenían un especial potencial de ataque al beneficio capitalista. En los últimos años, hemos visto un importante número de protestas laborales organizadas por redes y organizaciones laborales pero no tradicionales. Por ejemplo, la campaña Fight for 15$ (Lucha por los 15)* o las movilizaciones organizadas por los Restaurant Opportunities Centers (ROC)**; movimientos como Black Lives Matter, las luchas de los migrantes y las movilizaciones contra el muro en la frontera con México; y las nada espontáneas movilizaciones contra la “Muslim Ban”***. En lugar de ver todas estas formas de movilización como alternativas a la organización en los centros de trabajo, es más útil enfocarlas como una expresión de la variedad de formas que adopta hoy día la lucha de clases, formas que se refuerzan las unas a las otras y que pueden crear las condiciones para organizar paros en los centros de trabajo. La huelga de mujeres forma parte de este proceso: contribuyó a relegitimar políticamente el término “huelga” en Estados Unidos, provocó una parada del trabajo no convencional en tres distritos escolares y dio visibilidad a las organizaciones laborales, como los del ROC o la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York, y también impulsó la organización laboral local y en el lugar de trabajo dirigida por mujeres y personas queer.

La experiencia concreta de la huelga de mujeres, en la medida en que algunas de las organizadoras estaban inspiradas por la teoría de la reproducción social, hizo que la cuestión de si la lucha de clases debía tener prioridad sobre las luchas “basadas en la identidad”, no solo quedara obsoleta sino también retratada como engañosa. Si pensamos la clase como un agente político, el género, la raza y la sexualidad deben ser reconocidas como componentes intrínsecos de la forma en que las personas concretan su sentido del yo y su relación con el mundo y, por lo tanto, son parte de la manera en que las personas se politizan e involucran en la lucha. En la realidad vivida, la clase, la raza, la desigualdad de género no son experiencias separadas ni fenómenos compartimentados que interseccionan externamente: su separación analítica es producto de un proceso de pensamiento, que no debe ser confundido o tratado como si fuera el reflejo de la experiencia.

Es fundamental para la organización, las estrategias y la táctica política, la idea de que siempre deben hundir sus raíces en la experiencia concreta de las personas. La abstracción de la experiencia conduce al reemplazo del materialismo por el racionalismo –a saber,  combinaciones de categorías analíticas y realidad subjetiva y su proyección libresca acerca de lo que la lucha de clases significa (o debe significar) en las realidades vividas por la gente-. Por otra parte, si el feminismo y el antirracismo aspiran a ser proyectos de liberación para el conjunto de la humanidad, entonces la cuestión del capitalismo es ineludible. El problema de la sustitución de la lucha de clases por luchas basadas en la identidad debe ser reformulado como un problema político surgido de la hegemonía de la articulación liberal del discurso feminista. Esta articulación convierte el feminismo en un proyecto de autopromoción al servicio de una élite de mujeres mediante la eliminación de la noción fundamental de que la opresión de género y el capitalismo están estructuralmente relacionadas entre sí. Cómo romper esta hegemonía es lo que debemos discutir ahora, y la huelga de mujeres ha sido un primer paso importante en esta dirección.

A pesar de que no todas las organizadoras y participantes en la huelga de mujeres tenían este compromiso teórico con el feminismo de la reproducción social, la huelga de mujeres puede legítimamente ser vista como una traducción política de la teoría de la reproducción social. Las recientes movilizaciones muestran el crecimiento de una nueva conciencia acerca de la necesidad de reconstruir la solidaridad y la acción colectivas como el único camino para autodefendernos de los continuos ataques contra nuestros cuerpos, nuestra libertad y autodeterminación, así como contra las políticas imperialistas y neoliberales. Además, funciona como antídoto contra el declive liberal del discurso y prácticas feministas.

Al mismo tiempo, superar este enfoque del feminismo no significa retomar el reduccionismo economicista o adoptar unas políticas universales basadas en la abstracción de las diferencias. En las últimas décadas hemos adquirido mayor conciencia acerca de la estratificación de la condición social de las mujeres cis y trans, en función de la clase, la etnicidad, la raza, la edad, las capacidades y la orientación sexual. El reto que este nuevo movimiento feminista debe encarar es la articulación de formas de acción, organización y reivindicaciones que no solo no invisibilicen estas diferencias sino que, al contrario, las tenga seriamente en consideración. Esta diversidad debe convertirse en nuestra arma, más que en un obstáculo o algo que nos divida. Para que esto ocurra, es necesario mostrar las relaciones internas entre las diversas formas de opresión y combinar las diferencias que generan estas opresiones en una crítica más omnicomprensiva de las relaciones sociales capitalistas. En este proceso, cada política subjetiva basada en una opresión específica puede aportarnos nuevas perspectivas acerca de las diversas formas en las que el capitalismo, el racismo y el sexismo afectan a nuestras vidas.

 

Cinzia Arruzza es profesora de Filosofía en la New School for Social Research de Nueva York y autora del libro ‘Las sin parte: matrimonios y divorcios entre marxismo y feminismo. Artículo publicado en Bhattacharya, T. (2017) “Social reproduction theory. Remapping Class, Recentering Oppression” London: Pluto Press.

 

* Según su propia web: “Comenzó en 2012 cuando doscientos trabajadores de comida rápida abandonaron el trabajo para exigir $ 15 / hora y derechos sindicales en la ciudad de Nueva York. Hoy, somos un movimiento global en más de 300 ciudades en seis continentes. Ya hemos ganado aumentos para 22 millones de personas en todo el país, incluidos 10 millones que están en camino a $ 15 / hora, todo porque los trabajadores se unieron y actuaron como un sindicato.” [Nota de traducción]

** Organización sin ánimo de lucro cuya  misión es mejorar los salarios y las condiciones de trabajo , especialmente de  los restaurantes con bajos salarios. Sus tácticas y estrategia han llamado la atención de grupos empresariales y grupos de presión de la industria de restaurantes. En 2013, ROC  afirmaba representar a 13.000 trabajadores de restaurantes, 100 empleadores y 2.000 miembros consumidores en 32 ciudades de los Estados Unidos. [Nota de traducción]

*** Nombre con el que se popularizó la orden ejecutiva n.º 13769 oficialmente llamada “Protecting the Nation from Foreign Terrorist Entry into the United States” emitida por Donald Trump en marzo de 2017.  La orden redujo el número de refugiados admitidos en los Estados Unidos en 2017 a 50,000, suspendió el Programa de Admisión de Refugiados de los Estados Unidos durante 120 días, suspendió la entrada de refugiados sirios indefinidamente y ordenó a algunos secretarios del gabinete suspender en bloque (revisable persona por persona) la entrada de personas procedentes de países como Irán, Iraq, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. [Nota de traducción]

 

Traducción de Isabel Benítez para Marxismo Crítico

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: