Inicio > Filosofía marxista, Teoría crítica acumulada > “¿Por qué Praxis?”: Gajo Petrovic

“¿Por qué Praxis?”: Gajo Petrovic

prxgrp Hay muchas revistas hoy, pero que muy poca gente lee, entonces, ¿por qué otra revista?

A pesar de la abundancia de revistas, es notorio para nosotros que no tenemos aquella que queremos: una revista filosófica que no sea exclusivamente para “expertos”, una revista filosófica que no sea solo filosófica, sino que discuta también, los problemas actuales del socialismo yugoslavo, el mundo y el hombre contemporáneo. No queremos una revista filosófica en el sentido tradicional, ni queremos algo así como una revista teórica general sin un pensamiento medular y sin fisionomía.

La idea de comenzar como una revista no emergió desde el puro deseo de realizar solo otra, teóricamente posible, fisionomía de una revista; la idea ha emergido a través de la convicción que una revista de este tipo es una necesidad viva de nuestro tiempo.

El socialismo es el único camino humano fuera de las dificultades en las cuales la humanidad se engendró a sí, y el pensamiento de Marx, la más adecuada base teórica e inspiradora para la actividad revolucionaria. Uno de las fuentes básicas de los errores y deformaciones de la teoría y práctica socialista durante las últimas décadas debe buscarse en vista a la “dimensión filosófica” del pensamiento de Marx, en su negación abierta o encubierta de su esencia humanista. El desarrollo de un auténtico socialismo humanista no es posible sin la renovación y desarrollo del pensamiento filosófico de Marx, sin el estudio profundo de trabajos de todos los marxistas importantes y sin una realmente marxista, no dogmática y revolucionaria aproximación a las cuestiones abiertas por nuestra época.

El mundo contemporáneo sigue siendo un mundo de explotación económica, desigualdades nacionales, políticamente no libre, espiritualmente vacío, un mundo de miseria, hambriento, con odio, guerra y miedo. A los viejos problemas hay que agregar algunos nuevos: la devastación nuclear no es solo un futuro posible; se desarrolla ya en nuestra vida cotidiana. Los logros cada vez mayores del hombre en la creación de significado, de subyugación, de la naturaleza es más y más exitosa en transformarlo a él en un instrumento suplementario de sus instrumentos. Y la presión del impersonalismo de masa y el método científico del cultivo de las masas es más y más opuesto al desarrollo de una libre personalidad humana.

Los esfuerzos conscientes de las fuerzas humanas progresistas para superar la condición inhumana del presente y el deseo de un mundo mejor no deben ser subestimados. Los logros exitosos y significantes de la lucha tampoco deben ser olvidados. Pero no hay que olvidar que en esos países también, donde hay esfuerzos por lograr una sociedad verdaderamente humana, las formas heredadas de la inhumanidad no están derrotadas y surgen deformaciones que no existían anteriormente.

El filósofo no puede observar todos estos acontecimientos indiferentemente, no porque en los tiempos difíciles todo el mundo debería ayudar, y entre otros filósofos también, sino porque en las raíces de todos los difíciles problemas de mentiras, la solución es imposible sin la participación de la filosofía. Pero si la filosofía contemporánea quiere contribuir de manera significativa en la resolución de la crisis mundial contemporánea, no debería ser reducida al estudio e interpretación de su propia historia; no debe ser el edificio académico que abarca todos los sistemas; aún peor, solo un análisis de los métodos de la ciencia contemporánea o descripción del uso habitual de las palabras. Si queremos ser el pensamiento de la revolución, la filosofía debe volverse a las preocupaciones importantes del mundo contemporáneo y el hombre, y si quiere alcanzar la esencia de la vida cotidiana, no debe alejarse aparentemente de ella, yendo hacia las profundidades de la “metafísica”.

d6lq29xqss3jnavce057mmecgl6De acuerdo con estas observaciones, nosotros queremos una revista que sea filosófica no en el sentido en el cual la filosofía es solamente un área especial, una disciplina científica, estrictamente separada del resto y alejada de los problemas cotidianos de la vida humana. Nosotros queremos una revista filosófica en el sentido de acuerdo al cual la filosofía es el pensamiento de la revolución, crítica despiadada de todo lo existente, con una visión humanista sobre el mundo humano real y una fuerza inspiradora para la actividad revolucionaria.

El nombre Praxis es elegido porque praxis, es el concepto central del pensamiento de Marx, expresa de la forma más adecuada la concepción de filosofía que hemos esbozado. El uso de la palabra en su forma griega no quiere decir que nosotros entendamos este concepto en la orientación en que se entendió en la filosofía griega. Lo hacemos porque queremos distanciarnos de la forma en que el pragmatismo y el marxismo vulgar han entendido la praxis y orientar el concepto en  el sentido original de Marx. Además, la palabra griega, incluso si no se entiende exactamente en el sentido griego, puede servir como un recordatorio que, en la contemplación, como en los antiguos griegos, en las cuestiones más mundanas, no pasamos por lo alto lo que es profundo y esencial.

Las cuestiones que queremos discutir trascienden el marco de la filosofía como una profesión. Hay cuestiones en las cuales filosofía, ciencia, arte y activismo social vienen juntos, cuestiones que preocupan este o aquel aspecto del hombre, no solo este o cual individuo, sino al hombre en cuanto hombre. De acuerdo con la orientación, sobre  cuestiones que no pueden ser cerradas en una profesión aislada, ni siquiera en la filosofía entendida profesionalmente, vamos a tender a reunir colaboradores. No queremos únicamente filósofos para tomar parte del revista, sino también artistas, escritores, científicos, funcionarios públicos, todo aquel que no sea indiferente a los problemas vitales de nuestro tiempo.

Sin la comprensión de la esencia del pensamiento de Marx no hay socialismo humanista. Pero nuestro programa no es a través de la interpretación del pensamiento de Marx para venir en un entendimiento “correcto” y únicamente “defenderlo” en esta forma “pura”. No queremos conservar a Marx, sino desarrollar vivamente el pensamiento revolucionario inspirado por Marx. El desarrollo de tal pensamiento requiere una amplia y abierta discusión, en la cual los no-marxistas puedan también participar. Es por eso que nuestra revista va a publicar trabajos no solo de marxistas, sino también trabajos sobre cuestiones teoréticas que nos preocupan. Sostenemos que en el entendimiento de la esencia del pensamiento de Marx, la crítica inteligente puede contribuir más que sus propuestas limitadas y dogmáticas.

Las opiniones presentadas en trabajos concretos no deberían ser atribuidas al consejo editorial, sino ser atribuidas a sus autores. Como los lectores van a tener la oportunidad de ver, no siempre los miembros del consejo editorial estarán de acuerdo en todo. La publicación de cualquier trabajo en la revista, no importando si el autor es miembro del consejo editorial o no, no significa que el consejo editorial está de acuerdo con los puntos de vista del autor; solamente significa que el consejo editorial considera el trabajo como una contribución relevante para la discusión de los problemas actuales del mundo contemporáneo y el hombre.

La Sociedad Filosófica Croata publica la revista Praxis, y su sede se encuentra en Zagreb. Esto refleja la composición del equipo editorial también. Como sea, los problemas de Croacia hoy no puede ser discutida separadamente de los problemas de Yugoslavia, y los problemas de la Yugoslavia contemporánea no puede ser aislada de las grandes preguntas del mundo contemporáneo. Ni el socialismo ni el marxismo es algo estrictamente nacional, entonces el marxismo no puede ser marxismo, o el socialismo, socialismo, si nosotros nos encerramos en los estrechos marcos nacionales.

De acuerdo con esta declaración, la revista va a discutir no únicamente algún tema croata o yugoslavo específicamente, sino que y en primer lugar, los problemas del hombre contemporáneo y la filosofía contemporánea. Y la aproximación a estos temas va a ser socialista y marxista, en un sentido internacionalista. Con colaboradores a lo largo de Croacia, nos vamos a esforzar por tener colaboradores de repúblicas de Yugoslavia y de otros países, y de otros continentes, y junto con la edición yugoslava de la revista (en lenguaje serbio-croata), vamos a publicar una edición internacional (en Inglés y Francés). El propósito de la edición internacional no es una “representación” del pensamiento yugoslavo en el extranjero, sino una estimulación sobre la cooperación filosófica internacional en la discusión de las cuestiones decisivas de nuestro tiempo.

No creemos que nuestra revista pueda “solucionar”, no sin poner en discusión todos los problemas agudos del mundo contemporáneo. No intentaremos tal cosa. Vamos a tratar de concentrarnos en algunos temas clave. Por esta razón la revista no va a ser formada únicamente sobre la base de aportes individuales, contribuciones accidentalmente recibidas, sino que en primer lugar, el consejo editorial pondrá de relieve algunas cuestiones que considera significativas y apropiadas para la discusión. Esperamos que los colaboradores y lectores nos ayuden en elegir estos temas.

Dirigiendo la revista hacia las cuestiones agudas de la filosofía y el mundo contemporáneo, el consejo editorial va esforzarse por asegurar que la crítica implacable de la realidad existente alimente la revista. Sostenemos que la crítica que va hacía la raíz de la cosas, sin asustarnos por cual sean las consecuencias, es una de las características importantes de toda filosofía auténtica. También pensamos que nadie tiene el monopolio de la verdad, o un derecho especial sobre cualquier tipo o campo de la crítica. No hay un problema general o específico que deba ser únicamente un problema interno de tal o cual país, o problema privado para este o aquel grupo social, organización o individuo. Como sea, mantenemos la tarea primaria de que los marxistas y socialistas de cada país individual, junto a los problemas generales del mundo contemporáneo, podrán iluminar críticamente los problemas de sus propios países. La tarea primaria de los marxistas yugoslavos, por ejemplo, es discutir críticamente el socialismo yugoslavo. Por medio de tal discusión crítica los marxistas yugoslavos pueden contribuir mejor no únicamente sobre sí, sino sobre el socialismo mundial también.

Si nuestra revista  “se apropia” el derecho a la crítica que no es limitada por alguien excepto por la naturaleza de la entidad criticada, ello no significa que demandaremos una posición privilegiada para nosotros mismos. Sostenemos que el “privilegio” de la crítica libre debe ser común. No queremos decir por esto que todo lo que venga de la crítica libre sea “bueno”: “la libertad de prensa sigue siendo buena aún cuando produzca malos productos, estos últimos son desviaciones de la naturaleza esencial de la libertad de prensa. Un eunuco sigue siendo un mal ser humano aún cuando tenga una buena voz.” (Karl Marx)

Si todo puede ser un objeto de crítica, la revista Praxis no puede ser exceptuada de eso. No podemos prometer por adelantado que estaremos de acuerdo con toda objeción, pero vamos a recibir gustosamente cada discusión crítica pública de la revista. Sostenemos que incluso la crítica totalmente desfavorable no tiene por qué ser una mala señal: “este llanto de sus enemigos tiene el mismo significada para la filosofía que el primer llanto de un bebe recién nacido tiene por escuchar ansiosamente a su madre: esto es el llanto que testifica la vida de sus ideas, las cuales han los cuales han reventar la cáscara jeroglífica ordenada del sistema y convertirse en ciudadanos del mundo.” (Karl Marx)

Por supuesto, nuestro objetivo no es causar una protesta en contra de nosotros. Nuestro deseo básico es contribuir de acuerdo a nuestras posibilidades al desarrollo del pensamiento filosófico y la realización de una humana comunidad humana.

Traducción del inglés a cargo de Carlos F. Lincopi Bruch para Marxismo & Revolución.

  1. luis
    01/11/2016 a las 19:05

    Como se dijo..no hay revolución socialista sin teoría revolucionaria. pero hubieron revoluciones socialista con teorías revolucionarias que la llevaron a la derrota…..me parece muy interesante la propuesta de la revista….. revista que esa un medio.un puente para organizar. construir esa herramienta AL servicio de la Revolucion Socialista. Arriba…..luos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: