Inicio > Filosofía marxista, Teoría crítica acumulada > “Je ne suis pas marxiste”: Michael Heinrich

“Je ne suis pas marxiste”: Michael Heinrich

Karl Marx ✆ Tanveer Sajib © Ñángara MarxQuien quiera que visite la tumba de Karl Marx en el cementerio de Highgate en Londres se encuentra con un gigantesco pedestal sobre el que es entronizado un busto gigante de Marx. Hay que verlo. Directamente debajo del busto está escrito en letras de oro “¡Proletarios de todos los países uníos!”, y más abajo, también en oro, “Karl Marx”. Justo más abajo, una simple y pequeña lápida está colocada dentro del pedestal, que menciona sin pompa ni boato a aquellos enterrados ahí: además de Karl Marx, está su esposa Jenny, su nieto Harry Longuet,su hija Eleonor y Helene Demuth, quien se ocupó de la casa de la familia Marx durante décadas.

Fue el mismo Marx quien seleccionó la sencilla lápida después de la muerte de su esposa. Exhibirse no era lo suyo. Pidió explícitamente un funeral sobrio, restringido a un pequeño círculo, de hecho sólo once personas estuvieron presentes. Friedrich Engels fue capaz de impedir los planes del Partido Socialdemócrata Alemán para erigir un monumento a Marx en el cementerio. Escribió a August Bebel que la familia estaba en contra de tal monumento, ya que la sencilla lápida “a sus ojos sería profanada si se reemplazaba por un monumento” (MECW 47, p. 17).

70 años después, no quedaba nadie para proteger la tumba de Marx. El actual monumento fue encargado por el Partido Comunista de Gran Bretaña e inaugurado en 1956. Sólo las regulaciones del cementerio impidieron que fuese aún más grande. Los marxistas se habían impuesto al propio Marx.

“Je ne suis pas marxiste”, dijo Marx, un tanto irritado, a su yerno Paul Lafargue, cuando éste le reportaba las acciones de los “marxistas” franceses. Engels circuló esta declaración en numerosas ocasiones, incluyendo cartas a los periódicos –sin duda para consumo público. La distancia de Marx con los marxistas se expresó también en otros comentarios. Cuando se quedó en Francia en 1882, escribió a Engels que “les ‘Marxistes” y Anti-Marxistes […] en sus respectivos congresos socialistas en Roanne y Saint-Étienne”, habían “hecho todo por arruinar mi estancia en Francia.” (MECW46, p.339)

En cualquier caso, Marx no aspiraba al “marxismo”. No solo eso; cuando el economista alemán Adolph Wagner, el primero en lidiar con la teoría de Marx, escribió en su libro de texto sobre el “sistema socialista” de Marx, este último, indignado, señaló en sus notas del libro, que él “nunca estableció un sistema socialista” (MECW 24, p.533). “Sistemas” y cosmovisión-“ismos” nunca fueron lo suyo. Uno busca en vano declaraciones en las que él mismo se jactara de ser el padre fundador de un “ismo”. Además de verse como un hombre del “partido” (con lo cual no se refería a una organización específica, sino más bien a la totalidad de las fuerzas que luchan contra el capitalismo y por la emancipación social), Marx se veía a sí mismo como un hombre de ciencia. El Capital, que él mismo estimaba como “el más peligroso misil jamás lanzado a la cabeza de la burguesía (terratenientes incluídos)” (MECW 42, p. 358), lo consideraba como parte de los “intentos científicos para revolucionar la ciencia” (MECW 41, p. 436). El énfasis en lo “científico” es del propio Marx. Y, cuando escribió en el prólogo al primer volumen de El Capital, “bienvenido sea todo juicio crítico científico” (MECW 35, p. 11), no era simplemente retórica. Marx era plenamente consciente de la provisionalidad y la falibilidad de las afirmaciones científicas. “De omnibus dubitandum” –“todo debe ser puesto en duda”– escribió como respuesta a la pregunta sobre el lema de su vida para un cuestionario de moda que su hija le había dado. La enorme masa de manuscritos que dejó inéditos y las numerosas modificaciones de textos ya publicados dan testimonio del hecho de que no eximía a su propio trabajo de esa duda. En la historia del marxismo, ese trabajo fue tratado de una manera muy diferente.

Históricamente hablando, la popularización de las últimas obras de Engels, sobre todo su Anti-Dühring, constituyó el punto de partida para la construcción del “marxismo”. Pero sería un reduccionismo hacer de Engels el “inventor” del marxismo, como hizo la editorial Propyläen cuando dieron a la traducción alemana de la biografía de Engels de Tristram Hunt el subtítulo “El hombre que inventó el marxismo.” La edición original en inglés tiene un título más exacto: “The Frock-Coated Communist”. Fue sólo bajo la presión de Bebel y Liebknecht que Engels se enfrentó en la década de 1870 a las opiniones del profesor universitario alemán Eugen Dühring, quien ganaba cada vez más adeptos entre la socialdemocracia alemana. Ya que Dühring afirmaba haber conformado un nuevo “sistema” integral de filosofía, historia, economía y ciencias naturales, Engels tuvo que seguirlo a todas estas áreas, pero no sin hacer hincapié en el prefacio en que su texto “no puede tener la finalidad de oponer al «sistema» del señor Dühring otro sistema”(MECW 25, p. 6). Sin embargo,  esta advertencia no fue de ninguna utilidad. Históricamente, el Anti-Dühring se convirtió precisamente en el punto de partida para ese “sistema” que se hizo famoso con el nombre de “marxismo”. Su primer representante importante fue Karl Kautsky. Hasta la Primera Guerra Mundial, Lenin también  lo siguió sin ninguna crítica.

Por mucho que Engels se burlara de la reivindicación de Dühring de una “verdad última y definitiva” (MECW 25, p.28), tal pretensión, junto con todas las fantasías de omnipotencia basadas en ella, fue asumida por muchos marxistas: “la doctrina marxista es todopoderosa porque es verdad”. Los reduccionismos en los que incurrió el marxismo socialdemócrata previo a la Primera Guerra Mundial continuaron en el marxismo-leninismo, que se convirtió en una doctrina canónica en la Unión Soviética después de la muerte de Lenin.

Para que quede claro: mi intención no es desacreditar cada logro analítico y político de Kautsky, Lenin y muchos otros marxistas. Si se quieren evaluar estos logros, uno tiene que tomar cada caso individualmente. De lo que estoy hablando es de esas simplificaciones filosóficas que se presentan como “el marxismo”, esas mezclas de materialismo tradicional, ideas burguesas de progreso y hegelianismo vulgar que se presentan como “materialismo dialéctico” y “materialismo histórico” –términos que se pueden buscar en vano en la obra de Marx.

Ahora bien, marxistas modernos, ilustrados y no dogmáticos, objetarían inmediatamente que los cultos a la personalidad no son lo suyo y que el viejo marxismo dogmático tampoco. Sólo su perspectiva ilustrada debe contar como “el marxismo”, todo lo que es desagradable –desde las concepciones deterministas de la historia a la reducción de las relaciones de género a una “contradicción secundaria”, o  el gulag estalinista– se supone que no tienen nada que ver con el verdadero marxismo. Sin embargo, si uno se pregunta qué constituye el verdadero marxismo, las cosas se vuelven más difíciles de asir, y eso no es una coincidencia. Si uno intenta dar cuerpo sustantivamente al término “marxismo”, necesariamente se enfrenta con un dilema. Si ampliamos demasiado el contenido, entonces, la determinación se hace demasiado concreta y fácilmente termina contradiciendo a la ciencia subsecuente. El “Lysenkoísmo” es sólo el ejemplo más conocido de esto. Pero si uno deja las cosas en un nivel vago, general, entonces existe el peligro de que lo que se presenta como marxismo se mantenga en el nivel de los lugares comunes: todo lo real es material, la historia se desarrolla a través de contradicciones, etc.

Para algunos marxistas, fue Georg Lukács quien cortó el nudo gordiano. Incluso si algunos resultados individuales de la teoría de Marx demostraron ser falsos, según Lukács, su “método” se mantuvo: sostener la “dialéctica materialista” como método de investigación era supuestamente el núcleo del “marxismo ortodoxo.” Incluso sin importar el hecho de que existe poco acuerdo entre los marxistas en cuanto a qué constituye realmente el método dialéctico, del que se habla con tanta facilidad,  no resulta recomendable para ningún método aferrarse a sí mismo especialmente si llega a resultados incorrectos. No estoy de ningún modo poniendo en duda que haya conceptos razonables en el  materialismo y la dialéctica. Sin embargo, dudo que uno pueda conformar de ello los cimientos de una ontología o un método que lo abarque todo.

Si uno no puede ofrecer una determinación sustantiva del marxismo, siempre queda la posibilidad de utilizar el término de una manera puramente descriptiva. De este modo, una definición de la palabra clave “marxismo” es que “el marxismo abarca todas las prácticas que en los últimos 150 años se han referido a las obras de Karl Marx de manera positiva, o en el sentido de una continuidad, así como a los autores y activistas que subsecuentemente se han referido a Marx”. Unas pocas frases después, se habla del “acoso del marxismo a manos del estalinismo y el fascismo”. “Al parecer, el estalinismo no cuenta como parte del marxismo, aunque sin duda se refirió positivamente a “las obras de Karl Marx”, y la mayor parte de sus contemporáneos nunca dudaron de que el estalinismo era parte del marxismo, entre ellos no pocos espíritus críticos, como Ernst Bloch. Si uno excluye retroactivamente el estalinismo del marxismo, entendido en un sentido descriptivo, a continuación, entonces, uno procede de una manera similar a Stalin, que también intentó borrar de los registros históricos y de viejas fotografías a quienes perdieron  su favor.


El hecho de que no sea fácil para los marxistas determinar lo que realmente es “el marxismo” es también culpa de Marx. Uno tiene que reconocer que no lo puso fácil. Su trabajo consiste no sólo en una serie de textos que publicó, sino también en numerosos manuscritos que quedaron inéditos en su vida. Todos los proyectos teóricos fundamentales que Marx perseguía quedaron inconclusos. Manuscritos que quedaron sin publicar, como los “Manuscritos económicos y filosóficos” de 1844 o el ómnibus de textos del periodo entre 1845 y 1846 que se conoció como “La ideología alemana” son inacabados y fragmentarios. Muchos de los textos publicados son o resúmenes provisionales, como el “Manifiesto Comunista” de 1848, o parte de proyectos inconclusos, como el primer libro de la “Contribución a la crítica de la economía política” (1859) o el primer volumen de “El capital“. (1867/1872). Análisis políticos como “el 18 Brumario” (1852) o “La guerra civil en Francia” (1871) se ocupan minuciosamente de sus respectivos temas, pero la teoría del Estado y de la política a  la que Marx aspiraba son abordados únicamente de manera implícita e incompleta. Marx no sólo dejó tras de sí un proyecto inacabado, sino toda una serie de proyectos inconclusos. No es de extrañar que la discusión de estos proyectos, su respectivo alcance, sus lagunas, y su relación entre sí haya proporcionado un rico material para el debate, y todavía continúa haciéndolo.

Por otra parte, las obras póstumas de Marx fueron lentamente publicadas (hasta el punto de que todavía hoy no ha sido publicada toda su obra). Cada generación de lectores se enfrentó a una obra diferente de Marx, y durante el siglo XX en varias ocasiones se proclamó que -por fin- se podía llegar a conocer al verdadero Marx. Sin embargo, las obras póstumas fueron generalmente fuertemente revisadas por sus respectivos editores antes de su publicación. Ese ya fue el caso de el segundo y tercer volumen de “El Capital”, publicados por Engels, y es más aún en el caso de los “Manuscritos económicos y filosóficos” y “La ideología alemana”, publicados en los veinte y los treinta. Los textos de Marx y Engels únicamente comenzaron a ser publicados por primera vez sin tales intervenciones editoriales en el segundo “Marx Engels Gesamtausgabe” (MEGA2) iniciado en 1975, pero hasta el momento sólo la mitad del proyecto ha visto la luz.

4998f-marx-das-kapital-cartoonSin embargo, en el desarrollo histórico de los distintos marxismos, los textos de Marx y Engels jugaron de cualquier modo un papel limitado. Desde el principio, generaron satisfacción, determinadas formulaciones llamativas, como que la historia es siempre la “historia de la lucha de clases”, o la del “comunismo” como “el movimiento real que suprime el estado actual de las cosas.” Los contextos en los que Marx hizo estas declaraciones y cómo podrían haber sido modificadas por los desarrollos posteriores de la teoría de Marx han sido de menor interés. Para el marxismo, Marx no era interesante como un pensador que estaba constantemente aprendiendo y desarrollando sus concepciones teóricas, sino más bien como alguien que producía verdades acabadas –”el marxismo”.

Muchos marxistas modernos e ilustrados también se guardan de hacer una lectura profunda y completa de la obra de Marx.  Con frecuencia, se hace hincapié en que uno no intenta realizar filología sino más bien abordar a Marx políticamente. No pocas veces, sin embargo, el distanciamiento de la filología sirve principalmente al objetivo de mantener imperturbable la propia noción de lo que es la teoría y el marxismo de Marx. Si, por ejemplo, uno se refiere con respecto al concepto de praxis de las Tesis sobre Feuerbach, que muchos consideran como el concepto central de la teoría de Marx, en el contexto específico del debate con Feuerbach y los jóvenes hegelianos, con lo que se desprende a las Tesis sobre Feuerbach de su condición de documento fundacional, o si uno señala que en el caso del “Manifiesto Comunista”, el estudio realmente profundo del capitalismo hecho por Marx viene después y que incluso rechaza algunas de las tesis del manifiesto, uno no hace muchos amigos. Lo mismo ocurre si uno hace notar que no todo lo que se dice en “El Capital” está tallado en piedra, que, por ejemplo, hay indicios de que en la década de 1870, Marx pudo haber considerado de modo más crítico la “ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia” formulado en el manuscrito 1864-1865 del tercer volumen de El Capital. Entonces, todo esto es decididamente demasiada filología.

f22bf-marx4Una vez más, para ser claros: el hecho de que la crítica del capitalismo no se agota en la filología es banal. Sin embargo, el hecho de que si se quiere trabajar con los conceptos de Marx, uno tiene primero que apropiarse de ellos críticamente, y no sólo superficialmente a modo de libro de texto, algo que sería igual de banal. Pero la mayoría de las veces  es, precisamente, esa apropiación crítica  la que está ausente.

Un último punto: entre los científicos sociales críticos, y en particular la Assoziation für Kritische Gesellschaftsforschung [Asociación para la Investigación Social Crítica], Michel Foucault goza de cierta popularidad. Sus análisis de la relación entre poder y conocimiento son referidos con entusiasmo. Sin embargo, los marxistas -incluso los modernos, no dogmáticos- tienen dificultades para concebir el marxismo como un complejo tal de poder-saber. Así, en la conferencia organizada por la AKG, el marxismo como medio de dominación no fue un tema de discusión.

Se discutió con respecto al marxismo en la RDA. Pero no son sólo el estalinismo y la historia de los partidos comunistas autoritarios los que delimitan este tema en el que la historia del marxismo es también siempre una historia de exclusión y dominación. En los grupos de izquierda y en los seminarios universitarios en el Oeste, las supuestas certezas del “marxismo” también produjeron numerosas demarcaciones entre lo que se consideraba “todavía” o “ya no más” marxista, entre lo que debía incluirse o excluirse de los discursos y prácticas sociales.

Aunque a algunos les gustaría pensarlo, la microfísica del poder no se detiene donde comienza el marxismo (occidental). El “corto verano del marxismo académico” (Elmar Altvater) que existió en universidades de Alemania Occidental en la década de 1970, y que algunos echan de menos, fue en gran medida una pseudo-prosperidad que descansaba sobre los efectos discursivos del poder. Con el fin de demostrar que uno se hallaba a la vanguardia, uno sabía -independientemente del tema que fuera- que debía por lo menos esgrimir una breve referencia a “la contradicción entre valor de uso y valor de cambio.” Hay muchos análisis de la teoría de Marx y subsecuentes contribuciones que partían de él que fueron compuestos en este período y que vale la pena leer, pero también una gran cantidad de tonterías.

Marx mismo, en cualquier caso, no buscaba certezas definitivas. Estaba más interesado en la empresa crítica de socavar certezas con el fin de abrir nuevos espacios para el pensamiento y la acción –en los que no está inmediatamente claro cuál será el resultado correcto.

En contraste con el “marxismo” que Marx rechazó, con sus certezas identitario- definitorias, este Marx crítico inacabado posee un efecto muy estimulante y subversivo. Cuáles de sus análisis y conceptos son útiles, qué puede ayudar a cambiar el mundo, y qué no, no se halla fijo en el tiempo. Es necesario discutir todo constantemente y realizar nuevas valoraciones: “De omnibus dubitandum.”

Traducción colectiva de MC

  1. Ernesto Fierro
    07/09/2016 en 04:58

    Agradezco mucho la traducción, saludos!

  2. Juan Manuel López Ortega
    17/09/2016 en 03:03

    Después de leer este articulo uno se pregunta donde está el arma teórica de la clase trabajadora para combatir a la burguesia , y que se debe de aprender de Marx o que se puede ‘ enseñar ‘ es que acaso el Marx revolucionario es solo una fantasía que no llega a Utopía ,pobre proletariado se la pusieron en Chino como decimos en México necesitará siglos de discusión teórica y haber si llega a una posible verdad.

  3. Oscar lara
    24/09/2016 en 21:57

    Muy afortunado comentario, contribuye a recuperar el antidogmatismo de la voluntad de pensar la realidad sin camisa de fuerza. Abierto a toda verdad, sin temor de perder derroteros por tener que inventarlo todo. Asi se hacer en marx la mediacion entre ciencia y poetica.

  4. 25/09/2016 en 01:27

    No me sorprende en absoluto que se intente desnaturalizar el pensamiento marxista. Poniendo en duda la dialéctica, como herramienta política e ideológica para cuestionar el sistema capitalista. Tampoco me sorprende que se lo coloque a Lenin como un “ortodoxo o dogmático, libresco del pensamiento marxista” … Porque el marxismo – así a seca, sin entrar a desmenuzarlo filosofalmente- ha pegado muy fuerte en el corazón del sistema capitalista … Lenin mas duro todavía, cosa que este señor no lo leyó o bien lo desprecia con lo que lo coloca como un fiel referente de la social democracia, por ser muy piadosa con su pensamiento… este hombre habla de un marxismo “ortodoxo” con lo cual me hace pensar que debe tener alguna creación científica “moderna” …
    Esa curiosa interpretación de que Marx decía “yo no soy marxista” es muy tendencioso … ni hablar de la tumba que referencia …
    Si este hombre leyó el capital, cosa que descarto, lo hizo … debe ubicarse en el contexto historico de cada obra de marx … y después criticar … ( ojo, que no es menos importante su postura en desalentar la lectura de esta obra maestra hasta ahora no superada científicamente)
    Finalmente, es un buen aporte para el pensamiento de F. Fukuyama con eso del fin de las ideologías y un mundo finalmente basado en una democracia liberal que se ha impuesto en los últimos tiempos no sin menos violencia que de aquel contexto en que Marx y otros pensadores contemporáneos cuestionara la explotación y la acumulación de la riqueza como resultado de esa explotación … esto es lo que los burgueses jamas se lo van a perdonar a Marx y Lenin …

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: