Inicio > Economía > “Estancamiento prolongado o burbujas permanentes”: Michael Roberts

“Estancamiento prolongado o burbujas permanentes”: Michael Roberts

La teoría economía dominante esta debatiendo si las principales economías capitalistas han entrado en un estado de “estancamiento prolongado”. Como indiqué en una nota anterior , en la reciente conferencia especial de investigación del FMI, el ex Secretario del Tesoro y candidato fracasado a gobernar la Reserva Federal, Larry Summers, planteó el tema de si las economías se deslizaban hacia una inflación baja o incluso deflación, pesar de las tasas de interés bajas o nulas. Se preguntó si los ciclos de burbujas crediticias se habían convertido en una característica necesaria de las economías modernas para evitar la deflación. Summers, y más tarde Paul Krugman, decano de la economía keynesiana moderna, caracterizaron la situación como de “estancamiento prolongado”.


Esta caracterización tiene su origen después de la Gran Depresión en economistas post-keynesianos como Alvin Hansen inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. La idea es una interpretación bastarda de la visión a largo plazo de Keynes de las economías modernas. Keynes había argumentado que las tasas de interés a largo plazo tenderían a cero y que habría una gradual “eutanasia del rentista” de modo que la inversión y el crecimiento dependerían únicamente de la “eficiencia marginal del capital”, es decir del riesgo-recompensa de nuevas inversiones. Pero los Hansen en aquel entonces, y ahora los Krugman, Summers, Wolf, etc, han hecho una interpretación bastarda de aquella idea y la han transformado en una teoría del “estancamiento prolongado” basada en la idea de que las economías se encuentran actualmente en un entorno de tipos de interés que tienden a cero en el que la eficiencia marginal del capital es también cero. Por lo tanto, debemos esperar y, de hecho, debemos aplicar, políticas que promuevan tipos de interés negativos (reales o nominales) con el fin de estimular los “espíritus animales” o las “burbujas” que puedan reactivar las economías estancadas.


Alvin Hansen pensó que las economías modernas se estancarían a partir de 1945 debido a la falta de demanda de los consumidores. Pero no ocurrió. ¿Por qué? Porque Hansen había asumido que lo que importaba era el nivel de la demanda interna, en particular la demanda de consumo. Pero lo que realmente importaba era el nivel de rentabilidad del capital, que en realidad era alta en la mayoría de las economías, en particular en los países derrotados de Alemania y Japón. Lo que siguió, con alguna sensata reactivación de la inversión (Plan Marshall, etc), fue un largo boom, no un estancamiento. La abundancia de mano de obra (resultado de la urbanización de la mano de obra rural, el aumento de las tasas de natalidad, la desmilitarización de trabajadores, etc.) además de la considerable innovación tecnológica desarrollada durante la guerra, aún no explotada comercialmente, consiguieron elevar la rentabilidad y la inversión productiva, provocando un crecimiento muy rápido, no estancamiento. Y como consecuencia también creció la demanda de consumo.



Traducción para www.sinpermiso.info: Gustavo Buster


Categorías:Economía Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: