Inicio > ¿Qué leer?, Teoría crítica acumulada > “Karl Marx: un periodista en la Historia” introducción de Mario Espinoza Pino a los “Artículos periodísticos” de Karl Marx + “Ataque a Sebastopol. Desahucio de ciudadanos en Escocia (1854)”

“Karl Marx: un periodista en la Historia” introducción de Mario Espinoza Pino a los “Artículos periodísticos” de Karl Marx + “Ataque a Sebastopol. Desahucio de ciudadanos en Escocia (1854)”

Alba Editorial ha tenido la amabilidad y gentileza de permitirnos publicar en primicia la excelente introducción de Mario Espinoza Pino del libro de reciente publicación “Artículos periodísticos” de Karl Marx. Además, nos han permitido incorporar uno de los artículos periodísticos de Karl Marx: “Ataque a Sebastopol. Desahucio de ciudadanos en Escocia“. Nosotros no podemos dejar de pasar esta oportunidad para rendir un pequeño homenaje a todas y todos los activistas de las PAH quienes con sus luchas nos están enseñando nuevas culturas de resistencia y autoorganización. Así que para ellos va especialmente dedicado el artículo de Karl Marx sobre los desahucios en Escocia.

Marismo Crítico

Introducción
Karl Marx: un periodista en la historia

La historia desconoce los verbos regulares
Edward P. Thompson

I

Las relaciones de Karl Marx con el periodismo nunca fueron fáciles. Ya desde sus primeros artículos en la Rheinische Zeitung [Gaceta Renana] –un diario liberal editado en Colonia– el joven periodista habría de enfrentarse a toda clase de adversidades. Corría el año 1842, y la reciente subida al trono de Federico Guillermo IV, paladín de un agonizante feudalismo europeo, había llegado acompañada de una política tremendamente reaccionaria. El monarca de Prusia iniciaría una suerte de Kulturkampf contra cualquier atisbo de liberalismo o socialismo que pudiera influir en la opinión pública; la práctica preferida por aquel gobierno era la censura cotidiana de los diarios, pero cuando ésta se revelaba insuficiente no dudaba en utilizar métodos más expeditivos, como la supresión por decreto de los libros y publicaciones que resultaban incómodos. Bastaron unas pocas columnas de Marx sobre algunos asuntos polémicos –como la libertad de prensa o la miseria campesina–para que la administración estrechase el cerco sobre el diario renano. El vigoroso estilo del joven periodista, panfletario al tiempo que profundamente analítico, le convertiría inmediatamente en enemigo de aquella sociedad semifeudal y autoritaria. Una sociedad que no le toleraría por mucho tiempo. El Consejo de Ministros, reunido en pleno con el rey, decretaba el 21 de enero de 1843 el cierre del periódico en un plazo máximo de dos meses. El diario era condenando con apenas un año de vida.

Las críticas del filósofo al Estado, su constante denuncia de las desigualdades sociales y la publicación en el diario de un artículo contra el despotismo ruso –un escrito que enfurecería al mismísimo zar Nicolás I–, sentenciaron su primera aventura periodística. Irritado por una censura cada vez más insoportable, Marx dimitiría como director del diario antes de que el plazo de supresión llegase a término. Tenía la esperanza de que su dimisión hiciera recapacitar a la administración sobre el rotativo, pero la orden del Ministerio era irrevocable. Su carta de dimisión, breve y directa, sería publicada en una de las últimas tiradas del periódico. En ella, lejos de ocultar los motivos de su cese, haría una alusión directa a las causas que le llevaban a abandonar la gaceta: se retiraba «debido a las presentes condiciones de censura». Aquélla sería la última querella de la Rheinische Zeitung contra el gobierno.

Los artículos de Karl Marx para el diario renano –probablemente los más conocidos y destacados por la crítica– suponen la primera confrontación del pensador con la realidad política y económica. Y es que no fue la filosofía la que hizo que aquel joven doctor se interesase por las cuestiones sociales, sino su temprana actividad periodística. Una labor que comenzaría a ejercer desde una posición ilustrada y liberal, la de la burguesía de Renania, y que pronto –conforme Marx tomaba conciencia de los antagonismos de aquella sociedad– se tornaría en una defensa de la democracia próxima al socialismo. En cierto sentido, los artículos escritos por Marx en esta época son un fiel reflejo de la historia de Prusia. Muestran los primeros efectos del proceso de industrialización sobre una nación mayoritariamente rural y agraria, señalando los ejes más conflictivos de aquella incipiente transformación: el empobrecimiento del campesinado ante el desarrollo de la industria, la expropiación de los bienes comunales y su conversión en propiedad privada, las contradicciones existentes entre una naciente economía capitalista y el régimen de un Estado arcaico, la carencia de libertades civiles, la falta de representación popular en unas instituciones que cercenaban cualquier avance democrático, etc.

Lo cierto es que el periodismo alteraría para siempre el pensamiento de Marx, constituyendo un verdadero baptême de feu para su formación intelectual. Las investigaciones acometidas para escribir sus artículos acerca de los Debates sobre la libertad de prensa o los Debates sobre las leyes
del robo de leña –quizá las piezas periodísticas más brillantes de este período– le comprometerían con una realidad que estaba más allá de los muros de la Universidad. Sus antiguas ideas burguesas, influidas tanto por la ilustración como por el pensamiento de la izquierda hegeliana, movimiento del que formaría parte durante sus estudios universitarios en Berlín, pronto serían criticadas por inoperantes. A partir de aquel momento Marx comprendería claramente dos cosas: que el Estado de Prusia jamás admitiría reforma política alguna y, sobre todo, que nunca podría ser la instancia ética, racional y sustentadora de las libertades civiles que tanto deseaban sus antiguos colegas hegelianos. La supresión de la Rheinische Zeitung era la prueba manifiesta de que la opinión pública estaba radicalmente divorciada de las instituciones, el más claro ejemplo de que no había en ellas un ápice de soberanía popular o realidad social. En aquel Estado únicamente había lugar para la burocracia y la arbitrariedad despótica del monarca.

Karl Marx Un periodista de la Historia + Ataque a Sebastopol Desahucio de ciudadanos en Escocia

El libro se puede adquirir en http://www.albaeditorial.es/

Ver también: “Artículos periodísticos”: Karl Marx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: