Inicio > ¿Qué leer?, Economía > “Preguntas y respuestas para entender la crisis”: J. A. Tapia Granados

“Preguntas y respuestas para entender la crisis”: J. A. Tapia Granados

Recensión del libro Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan, de Bibiana Medialdea

Con el título ¿Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan? — Once respuestas para entender la crisis, la editorial Icaria ha publicado este libro coordinado por Bibiana Medialdea García, profesora de Economía Aplicada de la Universidad de Valladolid, del que son coautores Nacho Álvarez Peralta, Luis Buendía García, Antonio Sanabria Martín y Ricardo Molero Simarro. El libro está íntegramente disponible en Internet, lo que sin duda revela la voluntad divulgadora y anticomercial de los autores y de la editorial.

Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan tiene apenas un centenar de páginas. El libro puede leerse de principio a fin en un par de horas. A eso también contribuyen una edición cuidadosa y una redacción en general clara y diligente. Salvo alguna abreviatura no explicada, los autores y probablemente la editorial han hecho un esfuerzo meritorio que ha dado sus frutos en lo que se refiere a evitar la jerga, los tecnicismos y la palabrería, logrando un texto que será en general comprensible para el lector medio que tenga interés en iniciarse o en profundizar en los temas económicos.

En esta reseña se comenta el contenido del libro que, como se explicará, expone ideas frecuentes entre los economistas y los intelectuales de izquierda. Se presenta luego una
perspectiva que aún teniendo puntos de contacto con esas ideas, implica importantes diferencias.

Estructura, enfoque y caracterización de la crisis

Aunque los capítulos del libro están suscrito por diferentes autores, unos capítulos remiten
a otros y no parece haber diferencias de enfoque. Del libro surge una visión bastante
integral de la crisis y de una posible alternativa a la misma. En la introducción, fechada
en agosto del 2011, se afirma que en España hay una percepción general “de que el gobierno
está gestionando la crisis de una forma muy injusta” y los autores dejan clara su
voluntad de crítica al discurso económico hegemónico, uno de cuyos elementos básicos,
dicen, es otorgar a los fenómenos económicos un carácter natural. Así, según las visiones
que suelen dar los medios de comunicación, de la misma manera que ocurren terremotos
o llega la primavera tras el invierno, “los mercados nos golpean como lo haría un tsunami“
o la prima de riesgo sube o baja tan autónomamente “como lo hacen las mareas”.

Nacho Álvarez explica que “los mercados” a los que se alude al hablar de la crisis son
solo espacios físicos o virtuales en los que se venden títulos financieros, documentos que
dan derecho a quien los adquiere a cobros en el futuro. En teoría, “los mercados financieros
cumplen un papel esencial en una economía capitalista: facilitan que se encuentren
agentes con necesidades de financiación (administraciones públicas, empresas u hogares),
con otros que están dispuestos a utilizar sus ahorros para proporcionar a los primeros
dicha financiación”. Pero la dimensión de estos mercados ha llegado a ser enorme,
“muy superior en ocasiones a la de la propia actividad productiva a la que supuestamente
financian”. Según Álvarez, cuando esos mercados no están debidamente regulados presentan
“una tendencia intrínseca a acumular «capital ficticio» y a generar burbujas desconectadas
de la economía real que, al estallar, provocan graves crisis financieras”. La eliminación progresiva de las regulaciones de los mercados financieros que ha sido parte de la política neoliberal desde la década de 1980 ha permitido que los inversores concentren sus operaciones, “más allá de los procesos de financiación de la actividad productiva,en obtener ganancias con la compra-venta a corto plazo de los títulos de deuda, de las acciones,
o de las divisas. Estos inversores han podido encontrar en el ámbito financiero
rentabilidades muy superiores a las proporcionadas en el terreno de la economía real
(aquejada de dificultades recurrentes desde hace décadas como consecuencia de las contradicciones del capitalismo)”.

A pesar de que en los mercados financieros intervienen gran número de actores, solo
unos pocos participan en el grueso de las transacciones y quienes en definitiva controlarían
el poder son, dice Álvarez, los grandes bancos, los inversores institucionales y las
agencias de calificación. Los grandes bancos “son quienes otorgan la mayoría de los préstamos
utilizados para adquirir títulos financieros, además de realizar ellos mismos multitud
de operaciones diversas y de emitir títulos propios que se negocian en los mercados.”
Los inversores institucionales son fondos de inversión, fondos de pensiones, compañías
aseguradoras y los llamados hedge funds (fondos de inversión de características especiales).
Los fondos de inversión o de pensiones y las aseguradoras “gestionan activos de titularidad
colectiva (propiedad de ahorradores, pensionistas o asegurados, respectivamente)
a través de gestoras profesionales vinculadas en muchas ocasiones con la banca”. La
magnitud de activos que gestionan estos inversores es espectacular, equivalente a casi el
doble del producto interno bruto ( PIB) agregado de los países de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que viene a ser el club de los países (actualmente 34) más ricos del mundo.

Preguntas y respuestas para entender la crisis

Categorías:¿Qué leer?, Economía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: