Inicio > Economía marxista > “El estado de bienestar y la distribución de la renta en las sociedades avanzadas”: Emilio Díaz Calleja

“El estado de bienestar y la distribución de la renta en las sociedades avanzadas”: Emilio Díaz Calleja

Los resultados de este ejercicio analítico… son sin embargo concluyentes: no es posible identificar, en general, un impacto redistributivo favorable a la clase trabajadora en el conjunto de los países estudiados; en particular, la única experiencia nacional de redistribución absoluta de renta significativa, el caso de Estados Unidos, tiene más puntos de conexión con el denominado Warfare State que con las instituciones del Estado del bienestar (cfr. O’Connor, 1973).

En suma, la evidencia empírica suministrada arroja serias dudas sobre el supuesto reforzamiento de las pautas de distribución de la renta entorpecedoras del crecimiento económico vía intervención estatal. En particular, las instituciones del denominado Estado del bienestar no han facilitado especialmente, por lo que a los países considerados se refiere, un impacto redistributivo relativo (y mucho menos, absoluto) contraproducente para el funcionamiento del sistema económico; más bien al contrario, pues la política social se configura, en el mejor de los casos, como un mecanismo de redistribución de tipo ’horizontal’, es decir, que opera esencialmente en el interior de las clases sociales.

Por otra parte, los déficit estatales han jugado un papel fundamental en las fases más críticas de la acumulación de capital, garantizando que los beneficios sociales recibidos por la clase trabajadora no fueran gravosos para las clases propietarias, las más beneficiadas por la intervención del Estado. En realidad, si se considera el conjunto de los países analizados, el déficit público aparece como el determinante fundamental de las posibilidades re-distributivas de la intervención del Estado. Como consecuencia, si tenemos en cuenta que la evolución a largo plazo de la capacidad o necesidad de financiación de las administraciones públicas está altamente correlacionada con la propia senda del crecimiento económico, la conclusión general que cabe extraer es, en pocas palabras, que el proceso de distribución de la renta en sentido amplio (considerando también los aspectos re-distributivos) es gobernado esencialmente por el proceso de acumulación de capital en el seno de las economías de mercado estudiadas.

Finalmente, es oportuno señalar que no es posible encontrar una evidencia consistente de la capacidad real de control por parte del Estado de las leyes de distribución inherentes al funcionamiento del sistema económico. Esto tiene poderosas implicaciones sobre el mentado carácter subversivo de la denominada globalización económica, en el sentido de que no es posible atribuir al proceso creciente de interpenetración económica a escala mundial una alteración substantiva de una capacidad de control estatal de los procesos económicos, y particularmente del proceso de distribución de la renta, ya que la capacidad misma de control estatal no encuentra cobijo en la evidencia empírica disponible.

Artículo Completo en PDF


Capítulo incluido en “La nueva economìa politica de la globalizaciòn”, de J. Arriola-D. Guerrero ed.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: