Inicio > Teoría crítica acumulada > “El concepto del Estado en los ‘Cuadernos de la cárcel’ ”: Carlos Maya

“El concepto del Estado en los ‘Cuadernos de la cárcel’ ”: Carlos Maya

“Me he convencido de que aun cuando todo está o parece perdido, es preciso reanudar tranquilamente el trabajo, recomenzando desde el principio. Me he convencido de que es preciso contar siempre sólo con uno mismo y con las propias fuerzas; no esperar nada de nadie y por lo tanto no buscarse desilusiones. Que es necesario proponerse hacer sólo lo que se sabe y se puede hacer y seguir el propio camino. Mi posición moral es óptima: unos me creen un satanás, otros me creen casi un santo. Yo no quiero hacer el papel ni de mártir ni de héroe. Creo ser simplemente un hombre medio, que tiene sus convicciones profundas, y que no las cambia por nada en el mundo”.

―Antonio Gramsci

HEGEMONÍA: DIALÉCTICA DE LA DIRECCIÓN Y DEL DOMINIO

[…] la hegemonía política […] es el punto de contacto entre la ‘sociedad civil’ y la ‘sociedad política’, entre el consenso y la fuerza.” C. 7, n. 83.

La Hegemonía es la unidad de la dirección política, intelectual y moral y del dominio político y económico que ejerce una clase social sobre toda la sociedad. La dirección se ejerce por medio del consenso y el dominio por medio de la fuerza, variando las relaciones entre ambos elementos de acuerdo con las condiciones históricas, la sociedad determinada, etcétera.

La Hegemonía, que siempre implica una relación pedagógica, en tanto que va creando un determinado tipo humano acorde a ciertas necesidades, se ejerce también en el seno de los grupos subalternos, en la medida en que uno de ellos tienda a dirigir a los demás por medio de un partido político. En este caso no puede hablarse de fuerza en el mismo sentido que cuando se trata de la Hegemonía de una clase ya dominante, sino que los elementos de coerción se presentarán más bien como subordinación de los intereses de ciertos grupos subalternos a los intereses del grupo subalterno hegemónico; subordinación que no puede ir más allá de cierto equilibrio de compromiso y que debe apoyarse en el consenso activo o pasivo de los grupos subordinados.

Históricamente hay que distinguir entre la Hegemonía en una sociedad clasista y en una no-clasista. La primera será todavía una Hegemonía imperfecta, pues incluirá siempre en mayor o menor medida elementos de fuerza para mantener el dominio sobre las clases antagónicas. La segunda será una Hegemonía perfecta, dado que la fuerza ya no será necesaria y para mantener cohesionada a una sociedad no-antagónica bastará el consenso. Este tipo de Hegemonía sólo es realizable en una sociedad socialista desarrollada.

El concepto gramsciano de Hegemonía, que parte de Marx y de Lenin, incluye siempre fuerza y consenso y rechaza toda reducción a uno u otro,considerando que la única reducción al consenso históricamente posible es la que caracteriza a la sociedad regulada (socialista) y que en realidad no significa una reducción, sino una ampliación del consenso. De todos los problemas y aspectos relacionados con la Hegemonía, uno es especialmente importante, en tanto que en cierta forma implica a todos los demás. Se trata de la Hegemonía en términos de las relaciones entre Sociedad Política y Sociedad Civil, en términos del Estado, como realización de la Hegemonía de una clase social.

El concepto del Estado en los Cuadernos de la cárcel

Cuadernos Políticos, número 33, México D.F., ed. Era, julio-septiembre, 1982, pp. 7-19

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: