Archive

Archive for the ‘Filosofía marxista’ Category

“En el vigésimo aniversario de la muerte de Wolfgang Harich”: Àngel Ferrero

20/03/2015 Deja un comentario

Wolfgang Harich in seiner WohnungSobre grandes intelectuales pesan en ocasiones grandes e injustos silencios. Mientras las modas intelectuales vienen y van, las reflexiones de éstos soportan mucho mejor el paso del tiempo y siempre terminan de un modo u otro regresando para iluminar los problemas político-filosóficos de nuestros tiempos. Wolfgang Harich (Königsberg, 1923 – Berlín, 1995) pertenece sin duda a esa categoría de intelectuales. Hasta hace sólo unas décadas la situación era, sin embargo, muy diferente. La traducción al castellano de sus libros Crítica a la impaciencia revolucionaria y Comunismo sin crecimiento tuvieron una considerable difusión en España entre la izquierda y varios escritos suyos fueron traducidos por revistas como Materiales, mientras tanto, El Viejo Topo y La Calle. ¿Quién era Wolfgang Harich? ¿Y por qué importa su obra? Leer más…

“Talking about Lukács”: István Mészáros (Eng-Bras)

20/03/2015 Deja un comentario

O filósofo húngaro István Mészáros esteve no Brasil para um ciclo de conferências intitulado em torno de sua nova obra “A montanha que devemos escalar: reflexões sobre o Estado” (2015), que acaba de ser publicada.

O filósofo húngaro passou por São Paulo, Marília, Belo Horizonte e Goiânia, e lançava a edição brasileira de seu clássico “O conceito de dialética em Lukács”, junto com a aguardada edição brasileira do segundo volume de “Para uma ontologia do ser social”, de György Lukács, mentor intelectual e político de Mészáros.

Nesta entrevista, concedida ao programa Circuito da TV UFMG, Mészáros discute o papel do pensamento de Lukács para sua formação e para o marxismo do século XXI, ressaltando a importância do monumental projeto “ontológico”, do Lukács maduro.
Leer más…

“El marxismo crítico de Adolfo Sánchez Vázquez”: Samuel Arriarán

12/03/2015 Deja un comentario

present mineriaFragmento del libro de Samuel Arriarán, El marxismo crítico de Adolfo Sánchez Vázquez, Editorial Itaca, México, 2015. (Se publica con la autorización de la editorial)

Para comprender de qué manera Adolfo Sánchez Vázquez recibió el impacto del derrumbe del “socialismo real” puede servir un texto de Bolívar Echeverría donde señala aquello que motivó sus preocupaciones y le hizo dar un viraje reflexivo. Lo que desencadenó este viraje fue el Encuentro Internacional de la revista Vuelta [1]:

“ Sánchez Vázquez detectó el indicio de un tabú y constató una paradoja. El indicio era el siguiente: en todo el encuentro no se empleó ni una sola vez la palabra ´capitalismo´ ni otra equivalente; y la paradoja era esta: ´cuando la alternativa socialista se hace más necesaria, no está en la orden del día´. Desde entonces los escritos de Adolfo Sánchez Vázquez sobre política han girado siempre en torno de este indicio y a esta paradoja, tratando de encontrar una explicación para ellos.”[2]

   ¿Qué sucedió en este evento? Sánchez Vázquez intervino en dos ocasiones. En su primera intervención del 27 de agosto señaló que “no se puede meter en el mismo saco a Stalin a Lenin y a Marx.”[3] Todavía no se dirigía a todos los participantes sino sólo a Leszek Kolakovski, que manifestó estar de acuerdo. Fue en su segunda intervención del 2 de septiembre cuando estalló el conflicto. Y se refirió específicamente a lo que generó “un consenso por parte de un buen número de participantes” y esto fue la idea compartida de declarar a propósito del derrumbe de la URSS el fin del socialismo y de todo socialismo:

“Si el dilema es capitalismo o socialismo, entendido éste como ´socialismo real´, y si por otra parte, el ´socialismo real´ es condenado justamente y el capitalismo embellecido, la alternativa por adoptar no puede ser otra más que el capitalismo. Por cierto, la palabra capitalismo no ha sido pronunciada hasta ahora una sola vez en esta sesión.”[4] Leer más…

Presentación del libro “El marxismo crítico de Adolfo Sánchez Vázquez” de Samuel Arriarán

12/03/2015 Deja un comentario

present mineriaPresentación del libro “El marxismo crítico de Adolfo Sánchez Vázquez” de Samuen Arriarán.

Feria Internacional del Libro Palacio de Minería, Ciudad de México, 26 de febrero de 2015.

Diana Fuentes y David Moreno Soto. Leer más…

“Arte y Libertad”: José Revueltas

12/03/2015 Deja un comentario

a13_revueltasI

El arte, como superestructura ideológica, refleja los intereses, la situación y las contradicciones de la situación y las contradicciones de la sociedad en que se produce y de la etapa en que vive. Al mismo tiempo, por sí y en sí, en tanto que la actividad del pensamiento histórico crítico el arte trasciende tal reflejo y se emancipa de sus condicionantes inmediatos: sociedad, lucha de clases, política, etcétera. El arte pues, como tal arte, sólo puede aparecer y perdurar a través de una determinación humana superior a las realidades inmediatas de la realidad social y política en la que se desenvuelve. Esta determinación humana no es otra que la libertad.

II

La libertad, como conocimiento y superación de la necesidad, se expresa y se realiza en la crítica de su objeto, o sea, en su inconformidad con éste: no se con-forma con su objeto, no se somete a la forma y al contenido de su objeto, sino que propone darle su propio contenido (imprimirle su propio movimiento como negación de la negación), y por ende, transformarlo, sustituir su forma por una forma más avanzada y superior.

III

El objeto de la libertad y del arte es uno solo para ambos: el ser del hombre, el hombre mismo. La libertad y el arte (de igual modo que la filosofía y la ciencia) no son de ninguna otra manera que como puramente humanos, inenajenables e inmediatizables. De aquí que la crítica de su objeto (la razón misma se su existencia) no pueda aparecer sino siempre y en todos los casos, como la inconformidad constante respecto al hombre concreto y a su inmediatez específica (su realidad sensorial, sensible), sea cual fuere el contexto histórico y social en que tan hombre esté situado. El arte deviene, así, en la negación dialéctica de toda sociedad y toda historia enajenadas, incluso la sociedad y la historia socialistas que preceden al establecimiento universal del comunismo, considerado éste como el inicio de la enajenación de la historia natural humana. Leer más…

“The Nicos Poulantzas I knew”: Michael Löwy

12/03/2015 Deja un comentario

Nicos Poulantzas ✆ A.d. © Ñángara MarxOn the weekend of the international conference on Nicos Poulantzas’s work held at the Sorbonne on 16–17 January, Contretemps published this interview with Michael Löwy, who was for seven years the late Greek-French thinker’s assistant at the Université de Paris 8-Vincennes.

Can you tell us about how you met Nicos Poulantzas? 

In the 1960s my Brazilian friend Emir Sader – who to this day remains one of the most important Latin American Marxists – was living in exile in France.[1] After my own move to France in 1969 I met with Emir one day and he said to me: ‘I have to leave for Chile’ (this was a few months before Salvador Allende’s Unidad Popular came to power, in 1970), ‘can you take my place as Nicos Poulantzas’s assistant at Vincennes university’? I said ‘yes, of course…’ That was when he introduced me to Nicos, who also agreed to this.

At that time, Nicos knew nothing of my own theoretical and political pedigree. He had no reason to worry about that, since Emir had vouched for me. But we belonged to very different tribes of Marxists: he was an Althusserian whereas I was a Lukácsian, he was semi-Maoist and then a Eurocommunist, whereas I was a Trotskyist. And yet we got along marvellously well. Over the years we organised courses on the Third International, the national question, state theory, Lenin, Gramsci… And at the outset we had decided to do the courses together. The students loved this, because they heard two different points of view on each of these themes. Our little duo lasted for some years… Leer más…

“Moral y política”: Adolfo Sánchez Vázquez

12/03/2015 Deja un comentario

190064_img_7110_copiacompriAdolfo Sánchez Vázquez. Moral y política, 21/10/2003.

Repositorio de la Facultad de Filosofía y Letras. UNAM.
Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México. Leer más…

“The Re-encounter of Indianismo and Marxism in the Work of Álvaro García Linera”: Irina Alexandra Feldman

12/03/2015 Deja un comentario

Alvaro-Garcia-Linera_LRZIMA20130126_0039_11In his impor­tant arti­cle about the his­tory of Marx­ism and Indi­an­ismo in Bolivia, Álvaro Gar­cía Lin­era tells the story of the “missed encounter of the two rev­o­lu­tion­ary rea­sons.”1 He presents the post-colonial Boli­vian con­text as a space of com­plex engage­ments for the Marx­ist tra­di­tion. One must con­tend, for instance, with the explicit rejec­tion of Marx­ism in the case of Fausto Reinaga, founder of a force­ful and rad­i­cal cur­rent of “Indi­an­ismo,” which has inspired the Indi­an­ista polit­i­cal par­ties and social move­ments since the 1970s. Reinaga claimed that Marx­ism, espoused by the Movimiento Nacional­ista Rev­olu­cionario (MNR) and the Boli­vian National Rev­o­lu­tion of 1952 (in which he had par­tic­i­pated), did noth­ing for the eman­ci­pa­tion of Indi­ans, either the­o­ret­i­cally or prac­ti­cally. He pro­posed Indi­an­ismo as the ide­ol­ogy that would sup­plant what he came to regard as a use­less, “for­eign” the­ory. This “native” pro­posal, his­tor­i­cally tested on the Andean soil, would instead put the Indian at the cen­ter of his­tory as its sub­ject and actor, empha­size the racial and cul­tural roots of oppres­sion in the Boli­vian soci­ety, and call for Indian Rev­o­lu­tion as the way out of this predicament. Leer más…

“Georg Lukács y el estalinismo”: Nicolas Tertulian

25/02/2015 Deja un comentario

lukacsPocos son hoy en día los que evocando la lucha de los intelectuales contra los regímenes totalitarios del Este, hagan referencia a alguna otra forma de oposición que no sea la de los disidentes. El mérito de estos hombres de gran coraje, que de Andrei Sajarov a Vaclav Havel y de Leszek Kolakowski a Alexandre Solshenitsin, han adquirido una legítima audiencia, no debe sin embargo, hacer olvidar por un reflejo anticomunista, comprensible pero no obstante simplificador, el hecho de que la contestación comenzó en el interior mismo del sistema, y que intelectuales marxistas como Bertold Brecht, Ernst Bloch o Georg Lukács han denunciado con vigor las prácticas stalinianas y el “socialismo de cuartel”. El contenido y la finalidad de sus críticas eran evidentemente diferentes de las de los disidentes: deseaban la reforma radical de esas sociedades, su reconstrucción sobre bases auténticamente socialistas y no la restauración del capitalismo.

En 1958, Ernst Bloch le confiaba amargamente a su amigo Joachim Schumacher, que él mismo y sus discípulos habían sido objeto de una represión brutal en la RDA. En su carta, remitida por prudencia desde Austria, le explicaba a su interlocutor que su crítica contra la “Satrapen-Misswirtschaft” (desastrosa economía de sátrapa) había sido tolerada durante un cierto tiempo y bien que mal aceptada, pero desde la aparición del movimiento contestatario húngaro, -el círculo Petöfi comienza a reunirse en 1956-, la situación cambió completamente. Vejaciones y prohibiciones se sucedieron. Prohibición de enseñar, prohibición de publicar el tercer volumen del libro “Principio Esperanza”. Bloch describía la situación con una fórmula lapidaria: <Man brauchte einen deutschen Lukács…> (“se necesita un Lukács alemán“).

Se tenía necesidad de un Lukács alemán en la RDA de Walter Ulbricht, quien temía la posibilidad de que el espíritu del círculo Petöfi, del cual Lukács había sido uno de los animadores, pudiese propagarse. Y en la buena tradición staliniana, había promovido un sonado proceso, destinado a prevenir cualquier veleidad que pusiera en cuestión los métodos del poder establecido. Los principales inculpados de este proceso habían sido Wolfgang Harich y Walter Janka.

Gracias a las obras publicadas esos últimos años por Walter Janka, viejo comunista, viejo combatiente de la guerra civil española y, en el momento de su arresto en 1956, director de la gran editorial de Berlín, Aufbau-Verlag, podemos hacernos una idea más clara de las repercusiones que el papel jugado por Lukács en el levantamiento húngaro, tuvieron sobre el establishment alemán oriental. Leer más…

“Estado, democracia y socialismo: Una lectura a partir de Poulantzas”: Álvaro García Linera

25/02/2015 1 comentario

La obra intelectual de Nicos Poulantzas está marcada por lo que podríamos denominar como una trágica paradoja. Él fue un marxista que pensó su época desde la perspectiva de la revolución, en un momento en el que los procesos revolucionarios se clausuraban o habían derivado en la restauración anómala de un capitalismo estatalizado. Sin duda, fue un marxista heterodoxo brillante y audaz en sus aportes sobre el camino hacia el socialismo, en un tiempo en el que justamente el horizonte socialista se derrumbaba como símbolo y perspectiva movilizadora de los pueblos.

Me gustaría detenerme en dos conceptos claves e interconectados del marxismo poulantziano, que nos permiten pensar y actuar en el presente: el Estado como relación social, y la vía democrática al socialismo.

Estado y principio de incompletitud gödeliana

En relación al primer punto (el Estado como relación social), no cabe duda que uno de los principales aportes del sociólogo marxista francés, es su propuesta de estudiar al Estado como una “condensación material de relaciones de fuerzas entre clases y fracciones de clases” [ii] . Pues claro, ¿acaso no se elige al poder ejecutivo y legislativo con los votos de la mayoría de la población, de las clases dominantes y dominadas? Y aunque, por lo general, los sectores populares eligen por sufragio a representantes de las élites dominantes, ¿acaso los elegidos no adquieren compromisos respecto a sus electores? ¿Acaso no existen tolerancias morales aceptadas por los votantes, que marcan los límites de acción de los gobernantes y cuyas transgresiones generan migraciones hacia otros candidatos o hacia movilizaciones sociales? Leer más…

“Lefebvre on the Situationists: an interview”:

25/02/2015 Deja un comentario

6a0147e057d826970b01675f3f27ab970b-800wiAn at times playful conversation with Henri Lefebvre conducted by Kristin Ross. Lefebvre, then in his eighties, discussed his memories of Guy Debord and the Situationist International as well as his attempts to provoke mischievous students around Nanterre University in 1968, where the May uprisings began. Originally published in October 79 (1997).

H.L.: Are you going to ask me questions about the Situationists? Because I have something I’d like to talk about.

K.R.: Fine, go ahead.

H.L.: The Situationists . . . it’s a delicate subject, one I care deeply about. It touches me in some ways very intimately because I knew them very well. I was close friends with them. The friendship lasted from 1957 to 1961 or ’62, which is to say about five years. And then we had a quarrel that got worse and worse in conditions I don’t understand too well myself, but which I could describe to you. In the end, it was a love story that ended badly, very badly. There are love stories that begin well and end badly. And this was one of them. Leer más…

“Vygotskiy como filósofo de la ciencia”: Rene van der Veer, Jaan Valsiner

20/02/2015 Deja un comentario

Lev_VygotskyIntroducción

El psicólogo soviético Liev Vygotskiy (1896-1934) ahora es generalmente aceptado como una figura importante de la historia de la psicología. Algunas de sus obras han sido traducidas a muchas lenguas y sus ideas han inspirado a pensadores como Jerome Bruner (1985), Stephen Toulmin (1978) y Román Yakobsón (1985). Publicó artículos y libros sobre diversos temas como esquizofrenia, pensamiento y lenguaje, pruebas de inteligencia, y niños con deficiencias (Van der Veer, 1985). Es menos sabido, sin embargo, que también fue un metodólogo en el sentido ruso de la palabra, que es alguien que analiza supuestos básicos y conceptos de varias corrientes psicológicas y de la psicología en general. Un metodólogo así debe ser tanto un conocedor de la historia de la psicología como un filósofo de la ciencia. Vygotskiy combinó esas cualidades y estamos convencidos que su importancia para la psicología radica precisamente en su trabajo metodológico. Es la forma como Vygotskiy abordó los viejos problemas de la psicología, tales como el problema natura-nurtura y el problema cuerpo-mente, lo que le convierten en el psicólogo más importante del siglo veinte.

El primer informe más o menos completo de las ideas metodológicas de Vygotskiy puede ser hallado en el ensayo “El sentido histórico de la crisis psicológica” (Vygotsky, 1927/1982). En este artículo Vygotskiy analizó las corrientes psicológicas de su tiempo, rastreó hasta qué punto son compatibles o incompatibles, y trató de hallar material para una futura metodología. A medida que Vygotskiy se ocupa de los problemas de la práctica psicológica, de la historia de las ideas científicas, de problemas epistemológicos y del dualismo en las ciencias sociales; los contornos de su propia postura con respecto a los problemas filosóficos y epistemológicos devienen progresivamente claros. Leer más…

“El fetichismo de la mercancía y su secreto”: Nestor Kohan

06/02/2015 1 comentario

ideologia-alemana-77-abstractEstudiamos esta sección de “El Capital” con Néstor Kohan.

Puedes leer “El carácter fetichista de la mercancía y su secreto” (capt. 1, secc. 4) aquí. Leer más…

“Racionalidad, hegemonía y fetichismo en la teoría crítica”: Nestor Kohan

30/01/2015 Deja un comentario

Karl Marx ✆ Tanveer Sajib © Ñángara Marx«Marx ha muerto» repiten con insistencia la Academia, las ONG y la literatura de última moda que se vende en las librerías de shopping. Autoritario, violento, estatista, verticalista, jacobino, determinista, eurocéntrico, patriarcal, brutalmente moderno, desconocedor de los pliegues más profundos de la subjetividad, ciego ante los nuevos movimientos sociales, ignorante ante la diferencia, despectivo frente al medio ambiente. Sí, tiene prestigio, pero no nos sirve para pensar el presente. El facebook lo apuñaló. «¡Doctor! Firme de una buena vez el acta de defunción. No hay remedio. Está muerto».

Curioso cadáver al que hay que comprarle un féretro nuevo cada mes, cada año, cada década. Qué teoría tan rara… necesita ser enterrada periódicamente. ¿No nos estarán engañando las funerarias posmodernas, posestructuralistas, autonomistas y posmarxistas para hacer un buen dinerillo?

En la Argentina de 1976 —fecha emblemática de nuestra cultura política que marca a fuego cualquier debate teórico en nuestro país— se clasifica al revolucionario marxista como «terrorista», «extremista», «delincuente subversivo». Una marca de época.

Más tarde, desde 1983 en adelante, al militante marxista y al simple manifestante se lo rotula como «activista». En los «90, al piquetero o fogonero se lo marca como «infiltrado», al huelguista se lo estigmatiza como «antidemocrático», al que exige lo que le corresponde se lo rechaza por su supuesta «irracionalidad». En las rebeliones del 2001 el marxista es el extremo opuesto de «la gente» y «el vecino». Desde el 2003 hasta la fecha, con ademanes y retórica progresistas, la lucha por el significado está sujeta al conflicto y la disputa, pero el marxismo continúa incomodando. Ni el más progre se lo traga. Marx continúa siendo indigerible para cualquier puesta en escena de la política criolla, ya sea que defienda un modelo extractivo-exportador, ya sea que vaya a remolque de la patria sojera. Situarse en la sociedad argentina a partir de una concepción marxista e intentar vivir cotidianamente a partir de una ética y una escala de valores inspirada en el pensamiento de Marx sigue siendo anormal. Incómodo, maloliente, disparatado. Leer más…

¿Qué es el marxismo?: Jacobo Muñoz

26/01/2015 Deja un comentario

El marxismo de Jacobo Muñoz

Presentación del clásico ¿Qué es el marxismo? (1975)

Mario Espinoza Pino

Con la publicación de Lecturas de Filosofía Contemporánea (Materiales, 1978), Jacobo Muñoz (Valencia, 1942) coronaba una década que le consagraría como figura destacada de una nueva generación de intelectuales españoles. La generación que –además de renovar el panorama filosófico nacional– articuló el proceso de transición institucional entre la academia franquista y la universidad del período democrático. En el caso específico de Muñoz, ésta transición se haría a través de cierta ruptura: no sólo su habitus se hallaba lejos del canon escolástico cultivado por la vieja curia académica, sino que la línea de trabajo por la que sería reconocido era abiertamente opuesta al régimen: el marxismo. Ya desde muy joven, Muñoz fue capaz de forjar un crisol intelectual verdaderamente singular, integrando un conjunto de conocimientos y disposiciones que rebasaban los límites impuestos por el estrecho campo filosófico español. En términos sociológicos, podríamos decir que adquirió un capital cultural alternativo al de las redes filosóficas hegemónicas[1]; si éstas se caracterizaban por practicar una exégesis ahistórica y puramente conceptual de la Filosofía, limitada a los textos sagrados de una no menos sacralizada tradición de pensadores, la formación del filósofo transitaría decididamente por ámbitos ajenos al canon. Así, la Literatura, la Política y la Historia, consideradas por la academia “externas” a lo filosófico, cumplirán un papel central en el desarrollo intelectual de Muñoz, influyendo decisivamente en su acercamiento al marxismo y en su concepción de la Filosofía[2].

            Dentro de Lecturas de filosofía contemporánea, el artículo ¿Qué es el marxismo? brilla como apuesta madura y original en el marco del pensamiento crítico de la época. Estamos ante un escrito que –si bien recoge las influencias del magisterio de Manuel Sacristán– promueve un discurso innovador dentro de la constelación de marxismos del período. Para entender adecuadamente el contenido de la obra de Muñoz, y sobre todo el vigor de este texto sobre el marxismo, tenemos que situar su producción intelectual en dos planos diferentes aunque interrelacionados: uno internacional, de carácter histórico más global, y otro nacional. Desde una perspectiva histórica general, el texto de Muñoz se inscribiría temáticamente en las fronteras del marxismo occidental, corriente caracterizada por otorgar centralidad al discurso filosófico y cuya factura provenía –mayoritariamente– del horizonte universitario (alejado, pues, de las tradicionales clases populares del capitalismo industrial)[3]. Las problemáticas vinculadas con la esfera cultural y la epistemología –que tuvieron una importancia esencial desde finales de los 50 hasta bien entrados los 70–, dieron lugar a una producción intelectual replegada hacia cuestiones hermenéuticas y/o filosóficas sobre la obra de Karl Marx. Algo que, por otra parte, resultaba lógico después de 1956 y el proceso de desestalinización de la URSS. El deshielo y el fin de la dogmática del Dia-Mat impulsaron la proliferación de nuevas interpretaciones del legado de Marx. Los intelectuales marxistas se vieron en la necesidad de reinventar –desde su propia realidad social y nacional– un discurso crítico más allá de los fracasos de la URSS. Tenían que re-apropiarse a Marx lejos de los cánones teológicos que había forjado el estalinismo (que, además, procuró invisibilizar con celo gran parte de la obra del filósofo). Leer más…

Categorías:Filosofía marxista